Liderar equipos de alto desempeño: 3 principios básicos

Para el líder y los integrantes de un equipo es primordial comprender de qué manera han contribuido para llegar a su situación actual y de qué modo son responsables de los precios que han tenido que pagar
ERICKA CASTILLO*

Tanto en el deporte como en el mundo de los negocios, concretar un objetivo en equipo va más allá de cumplirlo.

La inteligencia, la preparación académica y la experiencia profesional han dejado de ser determinantes para alcanzar el éxito como líder. Ahora es necesaria la coordinación de acciones dentro de la organización para que los objetivos se cumplan.

Para generar equipos de alto desempeño, Adecco México sugiere que los líderes adquieran nuevas competencias. En nuestra experiencia, una competencia necesaria es aprender a mirar a los equipos como sistemas dinámicos y en constante retroalimentación.

¿Por qué es importante mirar al equipo como sistema?

Bajo esta perspectiva, observamos que hay más que sólo personas. Existen otros elementos que están presentes y que determinan el éxito o fracaso del equipo; por ejemplo, su historia y la de cada uno de sus integrantes, el propósito que los llevó a donde están, el objetivo en juego a cumplir, el líder, el desempeño y la empresa o el cliente para el cual sirven.

Incluso, es posible considerar al éxito del equipo como un elemento más del sistema, por lo que toma relevancia conocer las dinámicas o patrones del grupo, sobre todo cuando no hablamos de equipos recién integrados.

Para el líder y los integrantes del equipo es primordial comprender de qué manera han contribuido para llegar a su situación actual y de qué modo son responsables de los precios que han tenido que pagar.

Desde este enfoque, el no contribuir es una forma de aportar y por ello es relevante saber lo que ocurre en el proceso y no enfocarse sólo en el resultado. Algo que frecuentemente observamos en los equipos es que pueden alcanzar el resultado mes con mes, pero a costa de su propia salud física y mental.

Tener presente todo lo anterior implica modificar los modelos tradicionales aprendidos para comprender que la responsabilidad de un líder se basa en alinear al equipo y facilitar su desempeño con una visión totalizadora.

¿Cuáles son los principios básicos para liderar equipos de alto desempeño?

Los sistemas se rigen por 3 principios básicos. Adecco México recomienda a los líderes tenerlos presentes para acrecentar el desempeño de sus colaboradores:

1. Pertenencia: La pertenencia a una organización es una opción temporal. Reconocer todo aquello que le corresponde al equipo —personas, hechos, historias, etcétera— es necesario para su buen funcionamiento.

Este reconocimiento se lleva a cabo a través de una intervención sistémica que, dicho sea de paso, puede ser facilitada por los expertos de Adecco México. En el proceso, los miembros del equipo se reconocen como parte del grupo, junto con la totalidad de los elementos que los determinan como conjunto.

2. Orden: Valorar el lugar que cada cosa o persona tiene es fundamental. Cuando hablamos de personas es importante respetar y reconocer el lugar que poseen por su jerarquía funcional, contribución, o bien, antigüedad dentro de la organización.

3. Balance: Dentro del equipo es común que se establezca el desequilibrio debido a que los intercambios entre el tomar y el dar no siempre son favorables. El líder debe identificar dónde se presentó por primera vez el desbalance, encargarse de que el equipo lo vea y se responsabilice en restituir el equilibrio.

En suma, el alto desempeño es el resultado de la interacción entre los elementos del sistema, siendo esta característica una etapa del desarrollo del equipo. Es significativo, entonces, saber que no se puede permanecer siempre en el mismo estatus, pues basta con que un elemento del grupo cambie para que su rendimiento sea diferente.

*Gerente de Human Capital Solutions, Adecco México