Diversidad cultural, factor que eleva la competitividad

La diversidad cultural es uno de los factores que puede incrementar la productividad y competitividad de una empresa debido a que contribuye a la mejora continua de la organización y aporta un mejor acceso a nuevos segmentos del mercado.

Margarita Chico, directora del portal Trabajando.com señaló que“la diversidad cultural al interior de las organizaciones es una oportunidad para la empresa, ya que permite fomentar un ambiente de respeto y aprendizaje en términos de cultura e ideología”.

El hecho de que las empresas estén incorporando a personas extranjeras en los distintos campos es resultado de una economía basada en el libre comercio, la firma de tratados con diversas naciones, el avance de las tecnologías y la migración, sobre todo entre jóvenes, quienes buscan mejores oportunidades laborales.

La diversidad dentro de una empresa es el gran cambio social del siglo XXI, afirmó Chico y agregó “a las organizaciones le conviene romper con la noción de que la comunidad de trabajadores constituye una categoría homogénea, indiferenciada.”

Por el contrario, “es deseable” que las organizaciones “estén compuestas por individuos diferentes en usos y costumbres, habilidades personales, así como en diversos factores demográficos, culturales y sociales”.

En la actualidad, donde el entorno se caracteriza por ser más competitivo, así como estar interconectado y globalizado, las empresas que eligen el camino de la internacionalización tienen asegurado un futuro promisorio.

En ese sentido “la tarea está en que las organizaciones implementen iniciativas de respeto, asi como motivar la integración entre todos los miembros de la empresa”.

En Twitter: @MundoEjecutivo