5 formas de ser un mejor jefe

Ser el jefe no es un trabajo sencillo, es un rol que requiere que cumplas con tu trabajo mientras diriges a otros y tomas decisiones importantes.

Aunque puede ser difícil lidiar con todas estas responsabilidades, si quieres ser un buen líder debes tomar un tiempo para reflexionar y pensar en lo que puedes hacer para mejorar y hacer que la organización tenga mejores resultados.

Para llevar a tu equipo al éxito, toma en cuenta estos tips:

1. Sé un mentor, no un padre

Recuerda que eres el jefe de tus empleados y no su padre, pero esto no significa que no puedas escucharlos cuando necesitan tu consejo o mentoría”, aconseja Arlene Howard, propietaria y CEO de Arlene Howard Public Relations.

2. Invierte en tus empleados

Para ser un líder efectivo, debes comenzar por el corazón de la compañía: los empleados. Los empleados felices y comprometidos hacen grandes cosas. Invierte en ellos y dales una imagen clara del lugar en el que la organización se encuentra y hacia dónde va. El primer paso –y el más crítico– es crear una cultura corporativa vibrante donde las personas estén motivadas y se fomenten la colaboración y los hábitos saludables”, menciona Bruce Cazenave, CEO de Nautilus.

3. Admite tus errores

Reconocer que te equivocaste no tiene que ser una señal de debilidad, incluso en el actual entorno laboral competitivo. En mi experiencia, te hace incluso un líder más fuerte. Las personas confían más en ti cuando eres abierto sobre tus defectos”, recomienda Alan C. Fox, presidente de ACF Property Management.

4. Haz las cosas emocionantes

Uno de los mejores rasgos de un jefe es su capacidad para hacer que los empleados se emocionen por los proyectos en los que están trabajando. Todo empleado debería saber por qué realiza sus actividades y sentirse entusiasmado al respecto”, expresa Ayetkin Tank, CEO de JotForm.

5. Muestra comprensión y empatía.

La empatía es una de las características más importantes de un jefe, es lo que ayuda a construir un puente en la brecha que separa las necesidades de la empresa y las del empleado. Si no puedes ponerte en los zapatos del trabajador, nunca serás capaz de comprenderlo y ayudarlo a tener un mejor desempeño”, indica Ron Webb, director ejecutivo de APQC.