5 consejos para elegir una carrera profesional

Una de las decisiones más importantes de la vida es estudiar una carrera, por eso antes de cursarla hay que hacer un breve análisis personal y laboral para elegir adecuadamente, ya que de ella dependerá el desarrollo profesional y de vida de quien la estudia.

En México se estima que existen alrededor de 980 licenciaturas. No obstante, los jóvenes siguen estudiando las mismas carreras que suelen estas saturadas, “si a esto se le suma que en ocasiones la elección de carrera no tiene que ver con la vocación o el plan de vida, se vuelve un problema mayor que puede terminar en la deserción escolar. La elección de lo que se va a estudiar debe sustentarse en lo que se sabe y lo que se quiere, así como en un plan de vida y, por supuesto, las oportunidades que las áreas puedan brindar”, afirmó la Maestra Edilia Chia Domeneche, coordinadora de Orientación Vocacional en la Unitec.

Ante esta situación es indispensable hacer la elección correcta de la carrera que se va a estudiar. Para elegir adecuadamente, la Maestra Chia recomienda prestar atención a estos cinco consejos:

1. Definir un plan de vida

Antes de tomar cualquier decisión, es importante comprender que no sólo se trata de la elección de una actividad, sino de escoger la carrera que vamos a estudiar y, por ende, la profesión a la que nos dedicaremos. Para facilitar el proceso de selección es importante definir un plan de vida. Mantener claro cuál es el objetivo a largo plazo y qué se debe hacer para conseguirlo permitirán llegar a la meta de manera satisfactoria, acorde al plan establecido y tomar la mejor elección a futuro.

2. Conocer los intereses vocacionales y aptitudes

Los intereses son las aficiones que sentimos por algo, es decir, lo que nos gusta hacer, desde lo personal, hasta los intereses académicos como las matemáticas, la literatura o el arte. A la par, es importante conocer las aptitudes, disposiciones naturales que tenemos para realizar ciertas actividades, es decir, para lo que somos buenos; de esta forma sabremos si realmente tenemos el talento para lo que nos gusta hacer o debemos repensar esa opción. Lo importante es encontrar algo que podamos hacer por gusto, pero que a la par también tengamos las aptitudes para realizar.

3. Determinar el tipo de inteligencia que predomina en nosotros

Contrario a lo que se cree, existen muchos tipos de inteligencia y formas de aprender. Puede ser que se tenga un extraordinario sentido para resolver problemas matemáticos, pero no así la inteligencia manual para hacer una escultura. Por ello, reconocer qué tipo de inteligencia predomina en cada uno es útil para tomar la mejor decisión, “por ejemplo, con el test de inteligencias múltiples de Howard Gardner podemos conocer en qué destacamos y las posibles ventajas a la hora de estudiar y trabajar”, apunta la especialista.

4. Distinguir los rasgos de la personalidad que se poseen

Es indispensable conocer los rasgos que nos definen como individuos, ya que a partir de éstos también podemos determinar cómo podrá ser nuestro desarrollo académico y profesional. Por ejemplo, si se tiene una personalidad tímida difícilmente una persona se podrá desenvolver en una carrera que requiere interactuar constantemente con otros. Así hay que reconocer donde la personalidad que tenemos puede ser un impulso, o por el contrario, representar un obstáculo.

5. Evaluar el mercado laboral de las opciones profesionales de mayor interés

Para elegir carrera también es necesario realizar una investigación profunda y cuidadosa de lo que se hace en esa profesión, las áreas donde podremos trabajar, la demanda que existe en el campo laboral e, incluso, qué instituciones académicas brindan la opción adecuada para estudiar. Dónde se puede ejercer, qué se hace, cuánto cuesta estudiarla y cuánto se puede ganar, son algunas de las preguntas a responder en este análisis que ampliará la visión de la profesión.

Lo más importante para que los jóvenes tomen la mejor decisión es siempre tener claros los objetivos y metas, además de sus aficiones y aptitudes, de esta forma podrán evaluar mejor sus opciones. “El mejor lugar para estudiar o trabajar es aquel que nos hace felices, donde nuestro talento se pueda desarrollar, donde podamos crecer como personas y como profesionales. Elegir una carrera es una decisión que se debe tomar con seriedad, ya que será lo que dediquemos el resto de nuestras vidas”, puntualizó la especialista de la Unitec.