5 consejos para destacar tu personalidad masculina

La personalidad masculina se compone de varios puntos, que cuando se suman, darán una vida prolongada en materia de éxitos alcanzados.

Para Alex Hernández, director general del portal El Club de los Caballeros: "ser hombre de mundo y querer tener resultados exitosos en todo lo que se emprenda, deberá incluir estos aspectos de suma importancia en los negocios y relaciones interpersonales".

Estos son algunos elementos que deben ser claves en la configuración de tu personalidad

Seguridad

Lograr tenerla en el plano personal, profesional y sentimental, vendrá unida a la habilidad de entablar conversaciones y negociaciones. En el terreno de la seducción, atraerá al sexo opuesto con mayor facilidad.

Inteligencia

La que cautiva y enamora. Este atributo intelectual brilla por sí solo y se nota desde lejos. Saber en qué lugar se está y para dónde se va, requiere de inteligencia. La emocional, es la principal; saber controlar los sentimientos y siempre querer llegar a la meta. Los hombres que saben solucionar problemas, trascienden.

Humor

En un mundo donde el estrés se apodera de los seres humanos, la persona que tenga buen sentido del humor, será un bálsamo para la sociedad. Es esencial saber reír, poder carcajearse, hacer chistes y arrebatar sonrisas por donde pasa. Una manera de afrontar las dificultades que se presentan, es ponerles un poco de humor y risas.

Estilo

Dentro de los códigos de imagen masculina, no hay entrada para editar lo que significa la primera impresión. Desde ahí inicia la forma de mostrarse al mundo. El estilo es y será siempre el ADN de todo hombre. Desde saber cómo cortar la barba, qué loción usar, cuáles son los zapatos para cada ocasión y las prendas; todo esto comunica al mundo quién se es.

Lenguaje corporal

Sí, el cuerpo habla por sí solo. El hombre utiliza su lenguaje corporal como medio de comunicación para el agrado, molestia o interés en una conquista. Hay que saber controlarlo, ya que sus significados se leen con facilidad: cruzar los brazos es alejamiento, poner las manos en la cintura, desafío; mientras que la postura relajada, demostrará autoconfianza y seguridad.