Francia ofrece un verdadero descanso a los trabajadores

El derecho a desconectarse fuera del horario de trabajo ya entró en vigor en Francia con una disposición de la reforma laboral en aquel país. De esta manera se creó un derecho para los asalariados y una obligación para las grandes empresas: la de regular el uso de las tecnologías de la comunicación para garantizar el respeto del tiempo de descanso y de las vacaciones.

El Ejecutivo francés estableció que la forma de hacerlo será por la negociación entre las partes, de forma que en las compañías de más de 50 empleados tendrán que discutir para llegar a un acuerdo que podrá tener validez por uno o varios años.

El objetivo es fijar las "modalidades del pleno ejercicio del derecho del asalariado a la desconexión", así como "la puesta en marcha por la empresa de dispositivos de regulación de la utilización de herramientas digitales". Si no se alcanza un compromiso, será el empresario el que redacte una "carta" con las reglas.

En cualquier caso, la ley no implica la obligación de apagar el celular profesional al finalizar la jornada laboral, ni el cierre del servidor para envío de correos electrónicos profesionales a partir de una determinada hora. Se limita a abrir la puerta a una regulación, en principio consensuada, y en función de las necesidades productivas de cada empresa.

Según un estudio publicado en octubre por el gabinete Eléas, un 37% de los empleados utiliza sus herramientas digitales profesionales fuera de los horarios de trabajo y un 62% estaba a favor de una regulación.