5 actividades que te relajarán en la jornada laboral

Un empleado que trabaja en jornada completa está expuesto a la monotonía, aburrimiento, estrés o bochornos, lo que se refleja en improductividad y desánimo hacia la vida laboral.

Existen maneras muy sencillas de hacer unas “pausas activas” que renovarán los ánimos y la energía para continuar con las labores. Estas son algunas de ellas.

1. Cubo Rubik

Es un rompecabezas mecánico tridimensional, que en su época se conocía como “cubo mágico”, tiene un misterio que cautiva porque invita a resolverlo. Dedicarle un rato a pensar en cómo acomodar los cuadros del mismo color en cada lado, ayudará a desconectarse de la rutina y divertirse.

2. Estiramientos

Estirar los músculos cobra una mayor importancia cuando la postura es rígida por más de tres horas. Y es que tras una jornada laboral que diario se cobra ocho horas, una serie de estiramientos ayudará a que la sangre fluya y se oxigene el cerebro. Sólo cinco minutos constantes y la actitud junto a el ánimo, cambiarán para bien.

3. Charla de cinco minutos

Nadie es un robot como para no dejar de trabajar por unos minutos y entablar una conversación con el compañero que se sienta junto a uno en la oficina. Este tiempo ayudará a mejorar los vínculos con el equipo de trabajo y traerá una pausa en los pendientes. Lo importante es disfrutarlos para luego regresar a los asuntos laborales.

4. Ir por una bebida

Siempre habrá una tiendita o tienda de autoservicio cerca de la oficina para regalarse diez minutos e ir por algo de tomar, ya sea un café, un batido, un jugo o chocolate, esta actividad alejará el estrés del encierro del lugar de trabajo. Porque no hay nada mejor que cambiar los aires y disfrutar algo fresco o caliente para retomar la agenda.

5. Cinco minutos en la terraza

Sólo ese tiempo es recomendado para pausar lo que se está haciendo y disfrutar de una puesta de sol o de la vista desde la terraza o balcón. Por más productivo que se sea, se deberá hacer ésta o alguna de las anteriores opciones para desestresarse del trabajo y regresar al escritorio renovado, y abierto a culminar de la mejor manera la jornada laboral.