6 infalibles lecciones de liderazgo de Claudio Ranieri y el Leicester

LUIS ESTEBAN LOZANO GONZÁLEZ

El estratega italiano, Claudio Ranieri, actualmente técnico del Leicester City, fue seleccionado como el Mejor Entrenador de 2016 en los premios The Best de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA).

Se llevó el galardón precisamente por su logros con los "Foxes", a quienes llevó a conseguir el primer título de la Premier League para el club en sus 132 años de historia.

Por ello aquí 6 lecciones de liderazgo que debes aprender de Claudio Ranieri:

El aprendizaje; acierto y error

Ranieri comenzó dirigiendo equipos pequeños de Italia, posteriormente amplió sus horizontes y llegó a España y Francia, sin lograr una continuidad.

Dirigió al Chelsea, de donde fue destituido en 2004, a pesar de lograr buenos números con los Blues. Tuvo que esperar hasta la campaña 2015-2016 para probar las mieles de la gloria con un equipo impensable.

Ranieri, de 64 años, nos demuestra que la experiencia sirve como guía; para corregir errores, seleccionar pautas y potenciar el talento.

El dinero no lo es todo

“En una época en la que el dinero cuenta para todo, nosotros hemos dado esperanzas a todos", indicó Ranieri antes de alzarse con el título de la Premier League.

También expresó que lo que le gustó mucho de su equipo es que "corría duro", es decir, se esforzaban más que otros clubes. Lo primordial en un líder es la pasión, las ganancias monetarias vienen de la mano.

Así como el ejemplo de Leicester nos recita; primero se corrió mucho y después se levantó el trofeo.

Trabajar el día a día; ser flexible

Ranieri siempre ha pedido a sus futbolistas intensidad, no solo en los partidos, sino en los entrenamientos. "Aquí todo el mundo se entrena con gran intensidad, hay espíritu competitivo incluso al hacer ejercicios de velocidad. Y los ejercicios son siempre reñidos", indicó el italiano.

Sin embargo, sabía que para lograr esa actitud en los futbolistas, también debía existir un descanso, como él mismo lo relata; "jugamos los sábados, así que los domingos son libres para todos. Empezamos el lunes con un entrenamiento ligero. El martes, entrenamiento duro. El miércoles reposo absoluto. El jueves hacemos otro entrenamiento duro, que acabamos el viernes”.

Es importante exigir y mantener los estándares en lo más alto, pero no olvidemos que trabajamos con humanos y no con máquinas, por lo que un descanso es merecido y agradecido.

Confía en tu gente

En el punto anterior tocaba la libertad que Ranieri le proporcionaba a sus jugadores, eso va de la mano con la confianza que puedes tener en las personas que rodean tu proyecto.

"Confío en ustedes, pero tienen que darlo todo. No creo que exista la fórmula perfecta, no es como la química, no hay reglas universales. Tienes que extraer lo mejor del grupo que tienes. Aquí, en Leicester, todos sienten que participan, así que jugar mal es sinónimo de traicionar a tus compañeros", indicaba el estratega.

El sentido de pertenencia es vital, para que el subordinado esté consciente de su responsabilidad dentro de la empresa, y que tengan presente que si fallan ellos, es un golpe para todos sus compañeros; son un equipo.

Visión; apretar los tornillos

"Cambié el sistema de juego. Antes de llegar, había visto varios partidos, sabía cómo jugaban y he hecho algunas modificaciones. Creía que algunos futbolistas podían jugar mejor en otros sitios y está funcionando", alertó el estratega jornadas antes de ganar la Premier.

Se debe tener un panorama general de lo que sucede en cualquier proyecto, mejorar las habilidades y apuntalar las partes "flacas". Siempre se puede mejorar, sin embargo, un líder es aquel que está capacitado para identificar esas áreas de oportunidad.

Junta todos los ingredientes

Pasión, entrega, disciplina, talento e ilusión, son algunas de las herramientas más importantes, si se tienen, no hay empresa o reto que no se pueda alcanzar.

“Cuando dirigí mi primer entrenamiento y vi la calidad de estos jugadores, supe lo buenos que podían llegar a ser".

Hay que confiar en el equipo que se forme, por ello previamente debe ser elegido con cautela, para asegurarse que todos van a caminar en la misma dirección y con el mismo entusiasmo.