¿Cómo elegir a un consultor?

CARLOS BONILLA
Socio y Vicepresidente Ejecutivo de AB Estudio de Comunicación, firma de Consultoría en Relaciones Públicas

Un consejo a tiempo siempre será bienvenido. Considero de utilidad resumir algunos de los consejos contenidos en el libro Cómo consultar bien a un consultor, de Joseph Napolitan, que pueden aprovechar los directores de comunicación o relaciones públicas.

Hay que mencionar que la fórmula elegida por los grandes corporativos en el mundo es complementar las tareas de sus departamentos internos de comunicación o RP con los servicios de un consultor o de una agencia de consultoría en la especialidad.

Para aprovechar mejor los servicios de consultoría es recomendable lo siguiente:

1. El consultor no debe ser considerado una amenaza
Es imperativo que quienes trabajan con un consultor, sepan que él sólo tiene un propósito: ayudar a la consecución de los objetivos de la empresa o institución. Los directores de comunicación deben entender que el consultor es un recurso para ser utilizado y no una amenaza para continuar en su puesto.

2. Determina las responsabilidades del asesor con antelación
Como existen diferentes tipos de consultores (generales y especializados), antes de contratarlo deben quedar claras cuáles serán sus responsabilidades.

3. Asegúrate de que tienes al asesor apropiado
Los clientes deben estar seguros de que el asesor que contratan conoce con claridad su filosofía y la de la empresa o institución, y que aunque no la comparta al 100 por ciento, al menos no se oponga radicalmente a ella.

4. Asigna a alguien como enlace directo
El consultor debe tener derecho de picaporte con el director general así como con el director de comunicación de la empresa.

5. Herramientas
Diferentes consultores tienen diferentes requerimientos y las necesidades de un consultor pueden variar en función del trabajo que realizarán. El consultor es la persona más importante en la orquestación de los planes de comunicación y relaciones públicas, y como tal debe ser provisto de toda la información y herramienta que necesite.

6. Emplea la experiencia de su asesor
Es cierto que el consultor suele tener más experiencia en campañas de relaciones públicas que el director de comunicación. Es por esta razón que se debe contratar y utilizar por completo. Sin embargo, hay que tener especial cuidado con el conocimiento que tenga sobre la cultura de la empresa o institución, pero nunca rechazar una idea "porque nosotros no lo hacemos así aquí".

7. Escucha al asesor
No estás obligado a seguir el consejo de tu consultor, pero debes por lo menos escucharlo.

8. Habla antes de tomar una decisión importante
Es muy poco lo que un asesor puede hacer para rectificar una decisión incorrecta, pero muchas veces se puede prevenir a un cliente de tomar una.

9. Dile la verdad a tu asesor
No tiene sentido que le dé a su consultor una información incorrecta, porque él basará decisiones importantes en esa información y la que saldrá perdiendo será la empresa.

10. Confía en tu asesor
Si no puedes confiar en tu consultor, has contratado a la persona errónea. Si tu consultor conoce tus problemas, puedes estar preparado cuando éstos emerjan en la implantación de la campaña.

11. No esperes milagros
Ningún consultor tiene récord perfecto. Cualquiera acertará o equivocará en algún momento. Es normal ante situaciones cambiantes y empresas dinámicas, por lo mismo, su presencia es importante.

En Twitter: @Karlabon
www.carlosbonilla.mx