6 cosas que los buenos líderes nunca hacen en una junta

Los líderes exitosos saben que las reuniones son increíblemente caras, aunque sean demasiado importantes.

El portal Inc enlista una serie de cosas que debes hacer cuando ejecutes tu próxima reunión, así como de los puntos que debes dejar atrás.

1. Seguir el reloj

Todos pensamos en números redondos, pero lo cierto es que una reunión durará lo que tenga que durar, es inevitable.

En lugar de decidir cuánto tiempo debe durar una reunión, mejor plantea los propósitos que quieres lograr y con la programación del tiempo vendrá después. Además informa a todos que la junta terminará a tiempo, pase lo que pase.

Adhiérete a la programación. De inicio será difícil, pero si tomas en cuenta una junta de 12 minutos, la gente se adaptará más rápido y será mucho más concreta.

2. La sala de juntas

Las reuniones no son sólo de palabras, es cuestión de resolver problemas, establecer nuevos planes y crear vertientes de acción, para que al final se tengan resultados tangibles.

En lugar de reunirte en una aburrida sala de conferencias, mejor conoce el lugar de acción donde ocurre el problema. Desde ahí es más posible llegar a un acuerdo.

3. Compartir información

Una junta productiva de basa en crear soluciones u oportunidades ante los hechos que se presentan, es por eso que las discusiones o recapitulaciones deben ser compartidas con anterioridad, a fin de que el equipo ya esté enterado de la situación y la junta sea sólo de resolución.

Envía documentos e informes con anterioridad, con el fin de que no le quites el tiempo a los demás.

4.Los pensamientos en voz alta

Si alguien en una reunión dice: “Sólo estoy pensando en voz alta…” para emitir su opinión, lo mejor que puedes hacer es cortarlo por el bien de la junta.

¿Por qué esta medida tan drástica? Sencillo, los pensamientos de esa persona ya deberían estar en una línea, pues ya proporcionaste información con anterioridad. Es correcto pensar que la gente ya viene preparada con pensamientos claros.

Si se trata de una lluvia de ideas, no hay ningún problema, de lo contrario no vale la pena.

5. La descortesía

Es muy común que haya tiempo muerto en la tradicional reunión laboral, pues el líder de la reunión se puso a platicar con alguien más y no quiere ser descortés e intentar cortar la conversación.

Si ya estableciste una hora de inicio, no hay más. Sé respetuoso con el tiempo de los demás.

6. Convocar a todos

Asignar responsabilidades significa que individuos específicos son responsables del trabajo. No reúnas a todo el equipo para comprobar un progreso, trata de realizar un seguimiento individual.

Una vez que haya funcionado, la única vez que volverás a reunirte de nuevo es para tomar nuevas decisiones o celebrar el éxito de quienes merecen reconocimiento.