7 actitudes en el trabajo que te harán sentir como en la secundaria

Las oficinas suelen ser lugares donde la madurez impera entre los trabajadores; sin embargo, las actitudes de algunos miembros te recuerdan a cuando ibas en la secundaria con uniforme café.

El portal Inc enlista las actitudes por las que un lugar de trabajo puede llegar a sentirse como un retroceso a la escuela secundaria, así como las posturas para combatir esta tendencia.

1. La rutina diaria

¿Recuerdas cuando te aprendías tu horario de clases y los maestros con los que te tocaba la lección? La rutina alimenta el sentimiento de sentirse de nuevo en la secundaria. Si te encuentras haciendo lo mismo de igual manera todos los días, es el momento de traer un poco de innovación y visión a tus actividades.

2. Exclusión

La falta de comunicación y la complicidad con sólo algunos miembros del equipo ¿te recuerda a cuando en el recreo cuchicheabas en contra de otro grupo de amigos? Lo que hace falta es romper el molde y encontrar nuevas formas de trabajo fuera de la esfera habitual.

3. Escalas

¿Te acuerdas cuando tratabas de hablarle al compañero más popular de la escuela? Es mejor que formes alianzas con otras personas a quienes admiras o pueden ayudarte y guiarte, aunque se trate de mandos superiores.

4. Comunicación

¿Alguna vez te llegaste a sentir como cucaracha aplastada sólo porque perdiste una cascarita de fútbol? En la adolescencia, cualquier problema se sentía con la intensidad de un huracán categoría 5, pero tomar esa actitud ya no funciona en el trabajo. Mantén el lugar con equilibrio y cultiva una cultura madura. Si algo no está funcionando, busca resolver el problema.

5. Los chismes

¿Te acuerdas cuando llegaste a difundir el rumor de que un compañero le pagó al maestro de matemáticas para pasar la materia? A las personas les gusta hablar sobre los demás. Lo que chismorreabas en la secundaria puede generar problemas en el trabajo y crear un ambiente tóxico. Procura mantenerte al margen de cualquier rumor y evita trasmitir información falsa.

6. Reglas de autoridad

¿Alguna vez llegaste a poner alfileres o colchones de broma en la silla del profesor? Las interacciones entre jefe y trabajadores deben ser diferentes a como te comportabas en tus años de escuela. Recuerda que todos deben dirigirse de una manera respetuosa, basada en una visión compartida y objetivos comunes.

7. Espíritu de competencia

¿Recuerdas la emoción que sentías cuando tu equipo de educación física ganaba las carreras de relevos? Mantener la competencia en el lugar de trabajo, hasta cierto punto es sano, pues empuja la productividad y el progreso entre los equipos de trabajo en una compañía.