4 tips estilo "Cantinflas" para convertir tu talento en dinero

LUIS ESTEBAN LOZANO GONZÁLEZ

Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, mejor conocido como "Cantinflas" falleció un 20 de abril de 1993, el actor y comediante filmo 53 películas en su trayectoria y ganó un Globo de Oro como mejor actor de comedia-musical.

Desde su éxito, el actor ha sido una máquina de hacer billetes, es decir, su fama se transformo en dinero y de paso tuvo algunos vínculos con negocios. Aquí están 4 tips de "Cantinflas" para convertir tu talento en dinero:

1. Su obra millonaria

La cinta "Ahí está el detalle" es considerada la mejor del comediante por parte de la crítica fue todo un éxito en taquilla y el actor llegó a cobrar 15 mil pesos por ese trabajo.

Se calcula que la obra artística del actor vale más de 100 millones de dólares
. Además contaba con un avión para viajar por México y el extranjero.

Mario Moreno siempre fue conocido por lograr hacer de sus películas exitosas una fuente de dinero; que en la practica de cualquier emprendedor es el mismo sistema, a pesar que disfrutes mucho tu trabajo siempre esperas obtener buenas ganancias por ello, todo es un negocio.

2. Impulsa microempresas

Este tip, es más bien una anécdota ligada a un "changarrito". Resulta que "Cantinflas" en un viaje a Argentina, en específico Mendoza, comenzó a entablar una conversación con César Agüero, mozo del hotel donde se hospedaba, el actor mexicano le preguntó que "dónde podía ir a comer un churro con chocolate", Agüero lo llevó al Mercado Central, único lugar que conocía de este giro.

Agüero se quedó con esa idea en la cabeza y se dio cuenta que era el único negocio de ese tipo, así que decidió emprender el negocio llamado "Churrico" en 1969, que hasta hoy en día sigue en pie.

Una necesidad u oportunidad está en todos lados, es cuestión de abrir los ojos, o en este caso que alguien haga notar esa carencia que exista de algún servicio o negocio.

3. Visión para los negocios

El actor ya tenía mucho dinero de las películas que realizaba, así que debía colocar esas ganancias donde sabía que podían generar más.

La Secretaría de Gobernación dio a conocer un documento en 2005, en el cual indicaba que "Cantinflas" había sido accionista de centros de apuestas en Tijuana, mismos que en la actualidad opera el presidente Municipal de la entidad, Jorge Hank Rhon.

El documento revela que el 24 de febrero de 1972 Mario Moreno se convirtió en accionista del negocio Hipódromo Agua Caliente, el cual operaba: un hipódromo, un galgódromo, 20 centros de apuestas remotas y tres salas de sorteo del número Bingo.

Ok, tal vez no era el negocio más legal, pero sin duda "Cantinflas" sabía donde poner su dinero para multiplicarlo, sin duda este tipo de transacciones las logró gracias a las ganancias generadas por su talento y al ojo que tenía para los negocios

4. Fuente inagotable

Mario Moreno Ivanova hijo de "Cantinflas" se ha encargado de poner la imagen del cómico en un sinfín de productos como: salsas picantes, playeras, paquetes de café, zapatos, negocios que ha emprendido desde 2010 con su empresa "Cantinflas World".

"Creo que (Mario Moreno) estaría muy contento de ver todo esto, se hace en su memoria, para su público para que lo recuerden siempre, es lo importante, que lo recuerden bonito, no en litigios o tribunales”, expresó Ivanova. Que aunque sus intenciones sean "puras" suponemos que toda esta vorágine de mercadotecnia, además de dejar felices a los fans, ha traído consigo una fuerte suma de dinero.

Moreno Ivanova también ha dado licencias para tarjetas telefónicas prepagadas en Estados Unidos, bisutería y joyería, relojes de pulso y de pared, además de lanzar el café "Cantinflas" con el eslogan "Despierta con una sonrisa".

Sin duda que saben cómo sacarle provecho a la imagen del ya fallecido "Cantinflas", que a base de su talento sigue generando ganancias aún cuando ya no está entre nosotros. Haz como Mario Moreno y convierte tu nombre y tu imagen en una marca, que esa no va a dejar de generar ganancias jamás, tal vez con ello puedas mantener incluso a tus nietos.