Tus hijos ya utilizan tablet, pero ¿saben escribir?

Las nuevas generaciones podrían estar bajo alerta debido a que la era digital atrae fuertemente a bebés y niños en etapa de desarrollo. Videos en internet muestran infantes de escasos 3 años que ya saben escribir en Whats App o llamar a papá a su celular.

Además del entretenimiento, los smartphones y tabletas electrónicas hacen parte del mobiliario de las escuelas que usan la tecnología para estar en vanguardia. Aquí es donde aparece la competencia del cuaderno: una pantalla digital o un teclado de computadora.

El planteamiento lo hacen neurocientíficos y psicopedagogos, que comparan lo que es hacer una plana de cierto número de letras y palabras a mano, y escribir tecleando caracteres. Los expertos cuestionan que, si se tratara de facilidad y rapidez, los aparatos electrónicos son los indicados. ¿Y el cerebro?

►TE PUEDE INTERESAR► ¿REALMENTE SÓLO UTILIZAMOS EL 10% DEL CEREBRO?

Dar forma a los pensamientos sobre una hoja estimula importantes capacidades neuronales, incluso, las más complejas. Cuando se escribe a mano, se abre la memoria hacia una mejor ortografía, se conectan las ideas con rapidez y se agiliza la lectura. Es un grupo de beneficios que se obtienen por medio de las manos en contacto con el lápiz y el papel.

Un equipo de investigadores con Anne Mangen, de la Universidad de Stavanger de Noruega, y Jean-Luc Velay, por parte de la Universidad del Mediterráneo de Marsella en Francia, Velay confirmaron que "dar forma a los pensamientos sobre una hoja, estimula importantes capacidades neuronales, incluso, las más complejas". Así se lograr ejercitar al cerebro en mayor medida que cuando se hace con un teclado de computadora.

De esta manera, se confirma la evidencia de activación del cerebro cuando es puesto a prueba en la escritura. Por medio de la acción de escribir, se involucran las áreas visuales y motoras de las conexiones neuronales y los niños crecerán con un cerebro más activo que logrará un impresionante esfuerzo mental para el resto de su vida.