Ya soy jefe, ¿cómo debe ser mi actitud?

Ser jefe en una empresa por primera vez no es nada fácil, ya que para muchos resulta un problema encontrar el equilibrio entre las nuevas responsabilidades y las características de liderazgo. Recuerda que como guía de un equipo tus tareas deben estar orientadas al bienestar del lugar donde trabajas.

El portal Inc enlista una serie de recomendaciones para mantener la calma al momento de ser ascendido.

1. Aprende: Mantén preparada tu mente para las críticas, sobre todo si empiezas en una nueva organización. Aprende todo lo que puedas, especialmente los valores, misión y propósitos. Lo mejor que puedes hacer es encontrarte con personas que ya hayan tenido contacto con tu posición o sean las encargadas de la capacitación.

2. Impulsa tu pensamiento: Tener una nueva posición de jefe no significa que tus objetivos o preparación deben terminar en ese instante. Al contrario, ahora tienes una tarea mucho más importante que es la de impulsar a los demás colaboradores e inspirarlos a realizar un excelente trabajo.

3. Autoconocimiento: Permite que la gente sepa quién eres y lo que valoras. Si conoces tu mensaje e ideal de liderazgo, lo más probable es que los demás lo entiendan de manera temprana y se adapten a tus nuevas clausulas.

4. Colaboración: Ser jefe tampoco es cuestión de encerrarte en una oficina y levantar el dedo para mandar a los demás. Es importante que trates de conectar y empatizar; muestra comprensión y proporciona los recursos necesarios para el crecimiento personal y profesional de los colaboradores.

5. Dar el crédito: Todo el personal debe sentirse valorado, por lo que entre más acredites los esfuerzos y el resultado en equipo, más motivado y contento estarán.

6. Claridad: La comunicación es demasiado importante, procura que sea abierta y sin la necesidad de crear chismes. Si se trata de algo sumamente importante trátalo en persona, recuerda que los grupos de WhatsApp no solucionan problemas, al contrario, enredan la comunicación.

7. Objetivos: Los más grandes líderes siempre tienen en mente la dirección en la que quieren conducir. Lo único que necesitas es una estrategia que sea capaz de guiar a tu equipo hacia el cumplimiento de objetivos.

8. Decisión: Aunado al punto anterior, un jefe debe ser perfectamente capaz de tomar una decisión correcta en el momento de alguna contingencia. Aprende de las caídas y disfruta de los éxitos, al final siempre será mejor que no haber hecho algo.