Los 11 líderes históricos de la Selección Mexicana

LUIS ESTEBAN LOZANO GONZÁLEZ

Uno de los líderes de la Selección Mexicana, Rafael Márquez, se encuentra en el ocaso de su carrera; las piernas ya no responden igual y las lesiones ya no le permiten tener regularidad. La Copa Confederaciones de Rusia 2017 se perfila como una de sus últimas apariciones internacionales, aunque no se descarta su participación en Rusia 2018.

Momento propicio para destacar a los líderes del combinado nacional y ver qué los llevó a tener esta distinción. El once ideal de líderes en la Selección Mexicana:

Jorge Campos

Jorge Francisco Campos Navarrete, es sin duda, el portero más emblemático que ha defendido el arco del "Tri". Jugó dos mundiales, en Estados Unidos 1994, Francia 1998 y fue parte del plantel que disputó la Copa del Mundo en Corea-Japón 2002; disputando 8 partidos en total.

Campos nunca fue un arquero que arengara con gritos y regaños. Eran sus lances y atajadas inverosímiles las que lo llevaron a ser un líder para sus compañeros. Además, la enseñanza más importante que dejó "El Brody", es que hay que disfrutar en todo momento; su carisma lo llevó a lo más alto.

Rafael Márquez

El defensa central parece se eterno, ha sido el capitán de la selección en 4 mundiales; Corea Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, jugando 16 partidos y ha anotado 3 goles. En total, ha disputado 136 partidos con el Tri.

Un líder en el campo; defensa elegante, pero que también lanza el grito oportuno a sus compañeros. Un líder que además de organizar y devolver el orden a cualquier caos, enseña a los que están a su lado; un maestro y jefe al mismo tiempo.

Fernando Quirarte

Disputó el Mundial de México 1986, en aquel torneo fue el autor de dos goles ante Bélgica e Irak y se consagró como un líder dentro y fuera de la cancha, a pesar de tener personalidades como las de Tomás Boy, Javier Aguirre y Hugo Sánchez.

Un líder que a pesar de tener grandes figuras y talentosos compañeros en frente, supo situarse por encima de ellos, gracias a su capacidad de conciliación y ecuanimidad ante situaciones de enorme peso.

Claudio Suárez

Disputó los mundiales de Estados Unidos 1994 y Francia 1998, además de estar dentro del plantel que representó al país en Alemania 2006. Tuvo 178 apariciones y es el único capitán del "Tri" que ha levantado la Copa Confederaciones.

Un líder que no necesitaba un grito, ponía el ejemplo, corría más que cualquier otro y le ponía intensidad a cada balón disputado. Solo cuando era necesario, se acercaba a hablar con sus compañeros, un líder silencioso pero no por ello, menos efectivo.

Ignacio Ambriz

Solo disputó el Mundial de Estados Unidos 1994, lo hizo portando el gafete de capitán y disputó los cuatro partidos que jugó el combinado nacional. Visitó la playera verde 64 ocasiones.

Su disciplina fue lo que llevó al mediocampista a lo más alto. Se ganó el respeto de sus compañeros. La dedicación y compromiso que pone este tipo de líder, logra contagiar a los demás y los hace querer lo mismo.

Tomás Boy

Fungió como capitán de la selección para el Mundial de 1986, cuando tenía 35 años. Disputó todos los encuentros de ese certamen, aunque en algunos salió de cambio; las lesiones y la edad no le permitían estar más tiempo en el terreno.

Debe ser uno de los personajes con mayor coraje y entrega dentro de la cancha. Boy nos enseña que un líder también puede ser apasionado y algo enérgico; impone respeto y de igual manera logra la motivación y respeto en los demás.

Alberto García Aspe

Participó en las Copas Mundiales de Estados Unidos 94, Francia 98 y Corea-Japón 2002. disputó 109 partidos con el tricolor y anotó 21 goles.

"Le aprendí el liderazgo, el siempre ir al frente, el siempre buscar ser ganador en todos los sentidos, él era 'vamos a ganar a como dé lugar', era muy motivador", indica Aspe, acerca de Hugo Sánchez.

Aspe fue un líder que se encargó de pasar la estafeta a Rafa Márquez. Realizó el papel de motivador, aprendió de otros y sacó el mejor provecho de ello, por si fuera poco, transmitió esa sed de triunfo a las siguientes generaciones.

Andrés Guardado

El "Principito" ha disputado 3 mundiales hasta el momento; Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014 y jugó 8 partidos actualmente es un referente en la selección mexicana.

Sus compañeros lo han señalado como el ideal para portar el gafete cuando no está Rafael Márquez. La experiencia lo ha llevado a ganarse ese lugar, los kilómetros recorridos le dan la razón. En muchas ocasiones sucede así, los líderes no nacen, sino que se van haciendo y armando con el bagaje que adquieren.

Cuauhtémoc Blanco

Disputó los mundiales de Francia 98, Corea-Japón 2002 y Sudáfrica 2010. Disputó 120 partidos y anotó 38 goles.

"Ser un capitán es ser un líder, lo importante es llevarte bien con tus compañeros, creo que si haces un buen grupo el equipo funciona solo", indica el ídolo americanista. En el partido de Sudáfrica 2010 pudo se capitán en el partido ante Uruguay.

Un líder debe imponer, pero sobre todo, unificar al grupo de compañeros. Es lo más importante; el todo. Que una sola persona logre mantener al resto unidos, es el verdadero valor de una cabeza de grupo.

Javier Hernández

El "Chicharito" ha disputado los mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. En la actualidad ostenta ser el máximo anotador con la playera verde con 47 goles, 3 de ellos en mundiales.

Hernández, además de ser un líder por carisma, es aquel que no está en planes; es decir, siempre surge cuando menos se lo espera. En muchas ocasiones sale de la banca y aprovecha su oportunidad. Ese tipo de liderazgo puede que sea uno muy oculto, pero que al final, queda impreso en números positivos.

Jared Borgetti

Disputó el Mundial de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006, además se encuentra como el segundo mejor anotador del Tri con 46 goles.

“Recuerdo que cuando era pequeño mis amigos de la cuadra siempre querían jugar conmigo; me consideraban su líder y admiraban por eso, porque sabían que si jugaban conmigo iban a ganar, entonces siempre es bueno tener iniciativa, porque puedes hacer muchas cosas apoyado en un buen equipo de trabajo”, señala el "Zorro del desierto".

Un líder es admirado por su capacidad de éxito, pero la clave para lograrlo es siempre estar un paso adelante; buscar la innovación y que los demás se contagien de esa distinción que buscas para llegar a la cima.