La tecnología ayuda a lograr la equidad laboral

ISABEL SUAREZ
Directora de Recursos Humanos de SAP México

La equidad de género es un tema prioritario de gobiernos e instituciones internacionales. Hay varios argumentos y cifras contundentes que refuerzan la relevancia de empoderar a las mujeres con el fin de que se coloquen en puestos con más jerarquía e importancia estratégica.

Se estima que las compañías con tres o más mujeres en áreas gerenciales tienen mayor efectividad organizacional y las mujeres podrían aumentar sus ingresos hasta en 76% si se superara la brecha en la participación en el empleo y salarial, lo que equivale a un valor de 17 billones de dólares, según cifras de ONU Mujeres. Por si esto fuera poco, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Producto Interno Bruto (PIB) de México crecería en un total de 148 mil millones de dólares si la brecha de participación se cerrara al menos 25 por ciento.

Las oportunidades de crecimiento económico también se acompañan por la necesidad de nuevas herramientas tecnológicas como factores importantes para el cambio. La perspectiva de género en el ciclo de la innovación pueden acelerar el impacto de ésta en las organizaciones, es decir, que incorporarla en las estrategias alrededor de nuevas formas de trabajar marcadas por la transformación digital despega el potencial de las empresas al aprovechar todo el talento —tanto de hombres como de mujeres— dentro de su organización.

►TE PUEDE INTERESAR► BRECHA SALARIAL HOMBRES-MUJERES, LA BÚSQUEDA DE EQUIDAD

En ese sentido, crear una empresa comprometida con la equidad de género requiere más que sólo políticas y programas de capacitación temporales, debe basarse en otras herramientas tecnológicas que hagan este proceso más orgánico. Las compañías tienen hoy la necesidad de sumar mejores sistemas de medición, transparencia y rendición de cuentas a través de soluciones que ayuden a implementar de lleno las ideas de una cultura más diversa e inclusiva.

SAP SuccessFactors ha pavimentado el camino para ello en varias organizaciones al poner en marcha el monitoreo de prácticas de contratación gerencial, ayudar en el proceso de toma de decisión y determinar los factores más importantes para contratar, recompensar, promover y administrar, al tiempo que ofrece capacidades más robustas para permitir a las organizaciones tomar decisiones más informadas, prevenir, detectar y eliminar prácticas y actitudes alrededor de prejuicios por el origen, sexo y la identidad de las personas.

El manejo de información en la Nube, el Big Data y el Internet de las Cosas son consideradas tecnologías disruptivas, pero es el factor humano lo que crea otra disrupción en su uso. Para transformar una organización, se necesita un cambio de paradigma en la búsqueda y administración del talento.

Asimismo, la agenda de tecnología se ve enriquecida cuando su planeación y liderazgo se fundamenta en la inclusión y la igualdad de oportunidades. La visión tecnológica con un sentido y propósito es, a su vez, un diferenciador dentro de las empresas y en el mercado, ya que marca la pauta para su desarrollo. Hoy renovarse tecnológicamente es tan imperativo como ofrecer las mismas oportunidades a las personas, sin distinción y prejuicios de género.