¿Cómo identificar si eres un shopaholic?

Aunque sea tratado como un capricho, las compras compulsivas son un tema delicado que puede llegar a necesitar asistencia médica. Se convierte en un problema cuando las adquisiciones son excesivas, están fuera de control o conducen a problemas legales y financieros.

Al igual que las drogas, el comportamiento se ve reforzado por una fugaz sensación de euforia, una emoción rápida que cura ciertos sentimientos de soledad, ansiedad o depresión. Además sirve como un poder en la confianza, para parecer más próspero o glamuroso.

El portal Inc enlista una serie de actividades que podrían indicarte que eres comprador compulsivo, además de algunas formas de poder controlarlo; si el problema rebasa tus capacidades, será mejor que busques ayuda médica.

Señales

1. Mientes sobre tus gastos y ocultas las compras que realizas.

2. Te sientes culpable cada vez que vas de compras.

3. Utilizas este método para aliviar alguna tensión.

4. Te sientes ansioso o triste cuando no puedes salir a comprar.

5. Tienes una tarjeta de crédito secreta.

6. Entras a una tienda para comprar un artículo y terminas llevándote de más.

7. Te sientes incompleto sin una tarjeta de crédito.

8. Tienes discusiones frecuentes con tus seres queridos por los excesivos gastos al comprar.

¿Cómo enfrentarlo?

1. Reconoce la diferencia entre necesidad y deseo. Antes de salir de comprar realiza una lista de los artículos esenciales.

2. Comprende las actividades que te generan el deseo de gastar. Por ejemplo, una junta laboral, peleas con la pareja, etc.

3. Pregúntate qué lo que realmente falta en tu vida.

4. Paga todo en efectivo y deshazte de las tarjetas de crédito o cheques.

5. Siempre invita a alguien para que te acompañe.

6. Evita las tiendas de descuento o los outlets.

7. Siempre que salgas de compras procura haber ingerido alimentos antes.

8. Encuentra actividades que te ayuden a lidiar con el estrés.