¿Tienes suficiente inteligencia emocional?

Hace unos dos mil quinientos años se dice que Sócrates dejó escrita su famosa frase “conócete a ti mismo” en el templo de Apolo de Delfos, es un gran consejo que viene de lo profundo de la filosofía. Los sabios griegos sabían que para superar cualquier molestia era fundamental hacer frente a un camino de conocimiento de sí mismos. Y no sólo sobre sus límites o talentos, sabían que se necesitaba una buena dosis de coraje para mirar sus emociones y ser responsables de sus efectos en su desgracia o felicidad.

Para el psicólogo Daniel Goleman, autor de varios libros sobre inteligencia emocional, conocerte a ti mismo es también identificar las emociones como algo que nos pertenece. En este sentido, habla de tener conciencia de uno mismo y opina que las emociones son parte de un magnífico regalo que nos han dado para evolucionar como seres humanos, cuando comprendemos que podemos desarrollar una capacidad para utilizarlas de manera inteligente, ésta puede ser la clave de nuestro éxito personal y profesional.

Más que un dicho, es una pieza esencial para disfrutar mejor la aventura de la vida. Dado que, sin saber, a veces las emociones llegan con una fuerza tan impulsiva que pueden amenazar nuestros objetivos, relaciones o afectar la salud. Y dejarnos llevar por algo inesperado y reaccionar inconscientemente puede paralizar nuestra capacidad de actuar o de pensar con lucidez.

Por ello, Daniel Goleman sugiere que al ser inteligentes emocionales, la vida se vuelve mucho más auténtica al darnos una ventaja para no reaccionar impulsivamente, comunicarnos de manera asertiva con los demás, tomar mejores decisiones , saber cómo responder a los estímulos del medio ambiente o auto motivarnos para lograr metas. Y para gozar de esa vida emocional inteligente, explica que debemos desarrollar tres habilidades básicas, que son: la autoconciencia, el autocontrol y la empatía.

Este consejo que fue grabado hace dos mil quinientos años en el templo de Delfos y ahora leemos en los libros de Daniel Goleman, es una fórmula mágica que solo funciona cuando ponemos nuestro interés y voluntad por contribuir a darle un sentido positivo a nuestra vida y a construir relaciones de calidad con los demás.