Descubre la forma de acabar con el exceso de trabajo

El uso de las tecnologías para mejorar el trabajo que se realiza en las empresas no es un elemento nuevo, pero aún conserva una percepción de "opcional". En la actualidad, muchos negocios confían en que un trabajo humano puede volver irrelevante la automatización de las tareas.

Cada vez más estudios demuestran que la percepción anterior es errónea y peligrosa para el bienestar de las compañías. Uno de los casos más representativos es Singapur, que ha tenido un crecimiento promedio anual de 4.85% durante los últimos 15 años, ya que desde 2013 se estimó que su mano de obra debía incrementar la productividad. Aunque una solución habría sido enfocarse en actividades más productivas, la técnica no es efectiva en este caso particular.

"La economía de Singapur tiene un mercado laboral bastante estrecho, lo cual limita su capacidad para lograr una efectiva rotación de actividades. Para este país, ya no es cuestión de optimizar el posicionamiento de sus recursos humanos, sino sacarles el máximo provecho posible a través de otras vías. Sólo con la automatización se puede aumentar la productividad en Singapur, y este caso es representativo de muchas empresas de México y el mundo", comenta Fernando Leibowich Beker, CEO de BeeckerCo.

►TE PUEDE INTERESAR► ¿TRABAJAS EN EXCESO? PODRÍAS SUFRIR EL SÍNDROME KAROSHI

En el reporte "Today's State of Work: At the Breaking Point", de la compañía de servicios en la nube ServiceNow, se señala que la amplia mayoría de los directivos buscan aumentar el uso de la automatización en sus procesos, pues de otra manera no hay forma en la que podrían hacer frente a los crecientes volúmenes de trabajo. Además, se apunta que librar de las tareas repetitivas a los trabajadores humanos podría aumentar las oportunidades de empleo a través de un enfoque al valor agregado.

Leibowich Beker además añade: "de acuerdo al estudio de ServiceNow, el 50% de los empresarios ha implementado algún grado de automatización en sus procesos y 42% busca hacerlo en el futuro cercano. Más allá de las tendencias, los resultados son claros: en las compañías europeas, aquellas que registran un nivel de automatización de 59% ha incrementado sus ganancias en más de 20%; por el contrario, las empresas con crecimientos planos o negativos sólo han optado por una automatización del 36% o menor".

A pesar de estas ventajas, el miedo por la pérdida de trabajos gracias a la tecnología se mantiene persistente; sin embargo, esta percepción resulta de una falta de comprensión de los trabajos automatizados: las máquinas son herramientas, que dependen de la supervisión y el talento humano para funcionar a su máximo potencial. Tal y como lo demuestra el caso de Singapur, la automatización apunta a mejorar el trabajo de la mano de obra humana, no a su reemplazo.