La importancia de la capacitación laboral en México

RAFAEL GÁRATE
Director general de Exma México

Recientemente, el Foro Económico Mundial (WEF) publicó su reporte de capital humano 2016 que mide el avance o deterioro del capital humano en 139 países, donde México, se posicionó en el lugar 65 del ranking, por debajo de países como Colombia, Chile y Mongolia. Aunado a esto, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) determinó que el ingreso promedio mensual de los profesionistas en el país oscila entre los 9,000 y 11 mil 282 pesos mensuales.

Frente a este panorama, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) reveló que aunque los sueldos en el país son de los más bajos en el mundo en relación al grado académico, las personas con una licenciatura pueden llegar a ganar el doble que quienes cuentan con un grado de educación menor; a la par, los que cuentan con una maestría o doctorado podrían llegar a recibir salarios hasta tres veces más altos.

La situación es tan alarmante, que apenas el 21% de los mexicanos de 24 a 34 años posee un título universitario y que 16 de cada 1000 jóvenes podrán llegar a ser profesionistas.

El concepto de capital humano abarca las habilidades con las que nace cada individuo, los conocimientos adquiridos en la educación formal y el entrenamiento en el trabajo. En consecuencia, la fórmula dicta que una población con altos niveles de capital humano fomentará un país con mayor nivel de desarrollo; esto como resultado de un modelo de conocimiento integral que ayude a determinar políticas públicas, formas de gobierno y replanteamientos de las fuerzas laborales que ayuden a incrementar el PIB nacional.

Bajo este escenario, el futuro del país se podría tornar sombrío. Si tenemos en consideración los bajos niveles de capacitación con los que contamos y que más del 56.5% de la población económicamente activa trabaja desde la informalidad.

El reto de las empresas

La "Encuesta Laboral México 2016", publicada por la firma de consultoría y reclutamiento Hays, reveló que los mayores retos de las empresas al reclutar para puestos de alto perfil es la falta de empleados cualificados. Se estima que en país solamente el 20% de la población ha tomado de 1 a 3 cursos de actualización después de terminar sus estudios profesionales pese a que la competencia debería obligar a los profesionistas a mantenerse a la vanguardia.

Para las instituciones, capacitar a su planta laboral debería de constituir una pieza clave dentro de sus proyectos de crecimiento. La capacitación laboral incrementa los conocimientos, habilidades y actitudes que se requieren para lograr un desempeño óptimo, incrementar actitudes positivas y mejorar la imagen de la empresa.

Startups y emprendimiento

Si tenemos en cuenta que la llegada de nuevas generaciones como la de los Centennials, que se perfila como una de las que buscará tener mejores condiciones de empleo y remuneración económica en torno a su grado profesional, es probable que el país no cuente con la infraestructura necesaria para darle cabida a todos. Debemos plantear la posibilidad que el futuro se encuentre en las startups y el emprendimiento, los cuales serán dos componentes clave para construir solidez, crecimiento y nuevas opciones laborales.

Aun así, estas dos opciones no pueden converger si no se cuenta con la capacitación suficiente. Entre los principales problemas que enfrentan los emprendedores es que muchos de ellos no cuentan con la preparación para poder desarrollar sus proyectos; por tal motivo, es de vital importancia que jóvenes, profesionistas y emprendedores sigan capacitando e invirtiendo en su educación.