4 características del liderazgo valiente

Hasta hace poco no se creía en las inversiones intangibles, como el talento, la innovación y el liderazgo. Por lo que, quienes invertían en estos valores agregados en una empresa era vistos como líderes poco inteligentes; sin embargo, las empresas que se dedicaron a estos tres aspectos están mejor preparadas para el éxito.

“En otras palabras, las empresas que construyen y apoyan culturas ancladas en liderazgo valiente serán las ganadoras del éxito a largo plazo”, dice Gail Angelo, coach empresarial.

Para Angelo el liderazgo valiente es una virtud, un estado de la mente, un conjunto de comportamientos, acciones y una parte fundamental toda marca. Y es por eso que brinda cuatro consejos para ampliar el desarrollo de esta forma de dirigir una empresa:

1. Conócete a ti mismo

Una vez que sabes quién eres, puedes tomar mejores decisiones. Porque, cuando conoces tus debilidades, te rodeas de personas que cubren esas carencias. Te fortaleces.

Además, si sabes cómo respondes ante la presión podrás estar preparado la próxima vez que suceda. Por último, si sabes a qué te resistes, te permitirá hacer mejores elecciones, aunque tengas miedo, pues muchas veces las mejores cosas están en las cosas que no admitimos.

►TE PUEDE INTERESAR► 7 LIBROS QUE POTENCIARÁN TU LIDERAZGO EN ESTE VERANO

2. Conoce la realidad

Una cosa es ser optimista y la otra es negarse a los hechos. Pues, frente a los problemas, hay que reaccionar de manera adecuada. Cuando se acepta que la realidad no es tan buena como se esperaba, los líderes valientes están dispuestos a ver las cosas como realmente son para actuar de una manera equilibrada e informada.

Tras la aceptación de la realidad, además, inspiran la acción de otros lo que conduce a un futuro distinto.

3. Inspira la innovación

Las culturas valientes son rápidas, ágiles e innovadoras. Pues son capaces de anticiparse a los cambios del mercado, de los clientes y de la competencia. Este tipo de líderes no sólo promueven esta forma de pensar, sino que la convierten en parte esencial de la empresa: alientan a experimentar, tomar riesgos y permiten los fracasos, pues confían en sus talentos.

4. Ponte de pie

Los líderes valientes van contracorriente. Pues desafían muchas de las antiguas formas de pensar, pero no se rinden. Inspiraran a los demás a hacer lo mismo. Asumen el riesgo porque creen en sus ideales. Además toman decisiones y aceptan la responsabilidad de ellas.