8 pasos para lograr un equipo unido

No existe nada mejor que tener de aliado a un equipo donde el trabajo y las ideas fluyen con facilidad, donde la gente se apoya y disfruta mutuamente.

Los grandes equipos no llegan a ser unidos por arte de magia, para ello es necesario un líder poderoso y algunas herramientas.

Lolly Daskal, especialista en management enlista algunas formas de aplicar pegamento a un equipo y que todos caminen en la misma dirección.

1. Contrata a las personas adecuadas: Asegúrate de que el personal al que contrates no sólo tienen talento, es indispensable que cuente con valores y una buena actitud. Recuerda que las personas con integridad y compromiso garantizan menos problemas y mayor productividad.

2. Establece fechas: Estructura formas para que tu equipo de trabajo saque el estrés y frustraciones. Pueden ser almuerzos mensuales, celebraciones de cumpleaños, deportes, etc. Permite que tu personal sea creativo en los eventos y permite que todos se sientan incluidos e importantes.

3. Sé leal: La lealtad es una calle de doble vía. Asegúrate de que eres correspondido; de verdad, si no lo haces, nadie lo hará por ti.

4. Da el crédito: Reconoce el trabajo duro y comparte el éxito con los demás. Asegúrate de que quienes tienen un cargo mayor al tuyo se enteren de los logros grupales.

►TE PUEDE INTERESAR► GOOGLE DICE QUE ASÍ DEBEN SER LOS EQUIPOS DE TRABAJO

5. Resolución de problemas: Invita a todos a compartir pensamientos, reacciones y soluciones ente un problema. Para ello es necesario que confíes en tu personal.

6. Brinda recompensas: Hazlo siempre que sea práctico y apropiado. Recompensa al equipo como una unidad, porque recuerda que todos contribuyeron. La recompensa y el reconocimiento son el pegamento de un equipo unido.

7. Comunicación: Otorga comentarios de manera justa, transparente y sincera. Si tienes preocupación sobre un individuo en particular, trata con él directamente. Toma una posición más dura contra los chismes y rumores.

8. Escucha: Si un conflicto se está polarizando e interfiere con el éxito, entonces es hora de intervenir. Permite que las opiniones, diálogos y desacuerdos sean dichos de manera respetuosa.