7 hábitos que no son tan malos como parecen

Las personas somos propensas a agrupar los hábitos en dos grupos: buenos y malos. Aunque suena ordenado, en realidad no existe un límite entre ambos.

El portal Inc enlista algunos que son señalados como malos, pero que en realidad pueden potenciar el pensamiento y creatividad.

1. El aburrimiento: La mayoría de las personas desaprueban esta actividad, pues consideran que es una falta de recursos internos; sin embargo, es un conducto importante hacia la creatividad. Este es un espacio que convierte los problemas en soluciones innovadoras.

2. Decir NO: Decirlo de vez en cuando no es un acto egoísta. Al contrario, es la oportunidad de liberar tiempo para concentrarte en actividades que realmente son importantes para ti.

3. Hacer menos: Estar ocupado no significa ser productivo. Lo mejor es tomar algunas cosas y no tratar de agarrar todo el banquete. Por eso es importante delegar y mantener los proyectos en límites cuando amenazan con salirse de control.

4. Desconectarse: Es casi imposible salir de redes sociales o pasar un momento sin los dispositivos móviles; sin embargo, es un proceso necesario. Reproduce música, pinta, medita o lee un libro, pues perderse un rato del mundo resulta energizante.

5. Tener mal genio: Nos han enseñado que en todo momento es necesario controlar las emociones y actuar amablemente. Lo cierto es que no se puede andar por la vida como olla exprés a punto de explotar. Es mucho más saludable desahogar tus emociones con quien tengas confianza en lugar de hacer daño.

6. Soñar despierto: Permitir que tu mente tenga un paseo por los sueños es una de las mejores cosas que puedes hacer por ti mismo. Este proceso impulsa las habilidades y resolución de problemas.

7. El desorden: Algunos estudios señalan que un ambiente desordenado es bueno para la productividad, especialmente si el trabajo requiere de creatividad. Las habitaciones limpias son tranquilizantes, pero el desorden no está mal.