Todo lo que un CFO debe saber de tecnología

Durante los primeros siglos de la actividad humana, la única forma de incrementar la productividad en cualquier proceso era mediante un aumento en el número de trabajadores, extensión de la tierra o mayor cantidad de herramientas disponibles; sin embargo, hoy en día la tecnología permite a las personas multiplicar sustancialmente su capacidad para producir bienes y servicios útiles.

En el mundo empresarial, esto es particularmente cierto. Los Directores Financieros (CFOs) son quienes deben decidir el destino de los recursos monetarios del negocio, por lo que cada decisión tomada en este aspecto debe ser mesurada y calculada, particularmente en cuestión de tecnología. La firma especializada Comstor enlista los siguientes cinco consejos para estas personas:

1. Maneja conceptos tecnológicos básicos

Cualquier decisión en cuestión de inversión debe ser tomada con la mayor información posible. Esto no solo se refiere a los términos de compra y pago, sino también al objeto mismo con el cual se comercia. Para un CFO es indispensable tener, al menos, nociones mínimas de cuáles desarrollos tiene la empresa, cuáles se aconseja adquirir, y cómo impactará la transacción al negocio.

2. Tener presente la "vida útil" de la tecnología

El mundo evoluciona con rapidez, y lo mismo sucede con las adquisiciones de equipo o software. Actualizaciones, versiones más novedosas y potentes salen de forma constante, el CFO debe tomar en cuenta esta rápida transformación tanto por el presupuesto de la compañía como al aconsejarse sobre si invertir en nuevas herramientas o no.

TE PUEDE INTERESAR: CONSEJOS PARA SER UN CFO EXITOSO

3. Reducir al mínimo la suspensión del trabajo

Un consejo muy relacionado con el punto anterior. Sin importar de qué tipo de tecnología se trate, eventualmente deberá ser reemplazada o actualizada, lo cual generalmente significa un periodo de "suspensión de trabajo". Al decidir si invertir o no en la adquisición de algún programa o dispositivo, un CFO también debe considerar estos momentos de downtime.

4. Tener en cuenta la capacidad de carga de trabajo

Usualmente, después de invertir en algún tipo de tecnología, la posibilidad de adquirir alguna otra desaparece durante un tiempo por falta de recursos. Por lo tanto, es aconsejable para el CFO comprar herramientas capaces de soportar una carga de trabajo mayor a la cual se piensa trabajar en el futuro inmediato, con el fin de no colapsar el sistema de producción.

5. Coordinar cambios a nivel organizacional

Nueva maquinaria o utilizar programas más avanzados no es un proceso en donde solo se necesite adquirir la tecnología. El CFO debe también tomar en cuenta la inversión en nuevo personal, gasto energético, personal calificado, el consejo de los demás directivos, y otros elementos necesarios para el correcto aprovechamiento de las herramientas compradas.

De acuerdo a una investigación realizada por Comstor, en 2017 se estima una inversión cercana a los 3.5 mil millones de dólares en la adquisición de tecnología para empresas a nivel global. Estas compras aconsejadas estratégicamente representarían un aumento de 1.4% con respecto al volumen de recursos utilizado para este mismo fin durante el año pasado.

Entre las tendencias más importantes en esta ola para CFOs se pueden apreciar las innovaciones de almacenamiento en la nube, el uso de dispositivos móviles, y servicios en el sector infraestructura.

Texto