9 verdades que la gente inteligente siempre olvida

En ocasiones, las personas inteligentes se sienten atrapadas en los pensamientos excesivos, lo cual los lleva a perder el rastro de las verdades básicas útiles en el liderazgo y la propia vida.

Para aquellos que no tienden a escuchar las verdades porque les incomodan, el portal Inc hizo un listado con su peor pesadilla: los recordatorios sobre la cruda realidad.

1. Confundir educación con inteligencia: Bill Gates y Steve Jobs son sólo un ejemplo de genios que abandonaron la escuela. Es claro que puedes tener toda la educación del mundo y no hacer algo con ella o ser autodidacta y llegar al éxito.

2. El dolor puede ser positivo: Recuerda que el dolor que sientes actualmente te ayuda a mantener la fortaleza del mañana. Cada desafío conlleva una oportunidad para crecer.

3. Eres el jefe de tu vida: Aunque no seas el ejecutivo de una empresa recuerda que tus acciones son una inversión. La cara que le muestras el mundo es tu marca personal.

4. El fracaso es un trampolín: Muchas personas tienen miedo de cometer errores, por lo que nunca se arriesgan lo suficiente como para fracasar. Es importante recordar que caer en el bache es una de las lecciones más valiosas en la vida.

5. Los problemas comienzan desde adentro: Todos nos hemos encontrado con una persona difícil; sin embargo, cuando se tienen problemas con la, los clientes o colegas, debes preguntarte cuál es la verdadera situación.

6. La negatividad envenena: Este elemento es como un tsunami, pues toma el control rápidamente y destruye todo a su paso. Cuando aprendes a mantenerte positivo cierras el drama y abres la puerta a cosas increíbles.

7. El éxito no es la clave de la felicidad: En lugar de aspirar a tener éxito, las personas deben trabajar en convertirse en seres con valor. Es ahí donde se encuentra la felicidad.

8. Nunca es el momento adecuado: Si esperas el tiempo necesario para hacer o lograr algo, es claro que te quedarás sentado el resto de tu vida. Si quieres cumplir una meta, aprende a planificar, prepárate y da el salto.

9. Le debes algo al mundo: En lugar de preguntarte qué puedes adquirir del mundo, cuestiónate qué puedes dar. Cuando lo haces cambia la perspectiva.