Management virtual, la herramienta del siglo

El Management virtual nos da la posibilidad de dirigir un equipo de trabajo cuyos miembros se encuentran en diferentes localidades, bien sea a nivel nacional y/o internacional.

En el siglo XXI es de vital importancia que un líder sepa dirigir equipos virtuales, sobre todo si se encuentran en algún proceso de internacionalización en donde es necesario tener una comunicación y coordinación constante par ir hacia el mismo objetivo. Afortunadamente, las herramientas que existen hoy en día en su mayoría son gratuitas y solo requieren un buen acceso a internet.

Uno de los principales enemigos del management virtual es la desconfianza de los líderes de no ver físicamente a sus empleados, dudando del tiempo invertido en horas de trabajo. Sin embargo las estadísticas demuestran que las personas que trabajan virtualmente son personas que trabajan mucho más. Cuando una persona trabaja virtualmente, la única forma que tiene de medir su desempeño es a través de resultados, por lo tanto tienen más presión de llegar al resultado que la compañía le está requiriendo, desarrollándolo de manera eficiente mientras administran el tiempo a su conveniencia.

Raciel Sosa, experto en Liderazgo de Leadex Solutions, nos explica cómo realizar un management exitoso con equipos virtuales:

1. Analiza si realmente es necesario y conveniente trasladar ciertas actividades al entorno virtual y si la persona a cargo tiene la capacidad y cualidades para hacerlo de manera exitosa.
2. Define claramente el costo, los alcances, los roles, las responsabilidades, y los resultados. Este último es un tema es crítico, ya que tienes que definir a detalle qué es lo que la persona tiene que lograr en este proceso.
3. Establece el proceso gerencial y la frecuencia con la cual se van a pedir resultados. A veces será necesario tener llamadas o conferencias audiovisuales para establecer los objetivos y se puedan despejar todas las dudas.

En conclusión se podría decir que el Management virtual no es algo a lo que debamos tenerle miedo; el crecimiento y la innovación implican romper paradigmas y el verdadero líder del Siglo XXI tiene que estar preparado para ello.