5 videojuegos que reforzarán tu liderazgo

Hace algunos años se tenía la creencia de que los videojuegos eran una actividad divertida, pero no generaba alguna clase de conocimiento entre los aficionados; sin embargo, diversos estudios señalan logran desarrollar algunas habilidades cognitivas. De hecho, las compañías productoras se han encargado de lanzar títulos que requieren un mayor razonamiento.

La industria engancha a toda clase de personas y hasta se realizan torneos donde destacadas figuras “gamers” demuestran sus habilidades para ser reconocidos como los mejores jugadores.

Un pensamiento más crítico, capacidad para resolver problemas, mayor colaboración y mejor comunicación son sólo algunos beneficios de jugar con las consolas. Algunos títulos destacan por las lecciones de liderazgo que las personas pueden aprender. Aquí te dejamos algunos para jugar en cualquier momento.

1. Resident Evil

Es uno de los principales títulos de terror y pionero en el tema de la supervivencia al apocalipsis zombie. La trama de los más de seis videojuegos que Capcom ha sacado radica en destruir a los monstruos, descubrir a los personajes detrás del desastre y sobrevivir.

¿Qué podemos aprender? A salir adelante con pocos recursos y buscar pistas hasta en los más mínimos detalles. Es decir, al inicio de cada historia, el personaje principal sólo cuenta con unas pocas armas y medicina; sin embargo, el usuario debe planear sus pasos para recolectar información y descubrir el misterio detrás del desastre encontrando otras herramientas en el camino.

2. God of war

Kratos, el personaje principal de otra de las sagas más poderosas de Play Station, debe enfrentar diversos obstáculos y pelear contra los principales dioses griegos. La desventura comienza cuando pide ayuda a Ares para vencer a todos sus enemigos y dichas plegarias con escuchadas.

¿Qué podemos aprender? A defender los ideales. El semidios espartano queda devastado luego de que el pacto lo lleva a convertirse en un guerrero poderoso, pero inhumano y asesino. Al acabar con dicho trato va en busca de la verdad, es por eso que obtiene la ayuda de otras criaturas para lograr su objetivo y enfrentarse a Ares.

3. Until Dawn

Es un videojuego de survival horror donde un grupo de estudiantes se reúne en una casa del bosque, luego de que un terrible suceso de asesinato ocurrió unos meses atrás. Parecía que una noche de terror corría a cargo de un muchacho con sed de venganza; sin embargo, sucesos paranormales se hacen presentes.

¿Qué podemos aprender? A tomar decisiones rápidas. Llegar al final del juego depende de las decisiones que los personajes tomen en unos pocos segundos. El propósito es que todos los muchachos terminen vivos y sanos. Ten en cuenta que si tomas una mala opción o si se acaba el tiempo, la trama cambiará por completo.

4. Grand Theft Auto

Una de las sagas más famosas de Play Station y un título no recomendado para menores de edad. El contenido de este videojuego es demasiado explícito, pues la venta de droga, asesinatos, corrupción, prostitución, entre otros temas, se hacen presentes. Cada historia tiene personajes y misiones diferentes.

¿Qué podemos aprender? La legalidad. El juego se basa en misiones que se deben cumplir para ganar dinero; por supuesto, de nada sirve si todo se obtiene de manera ilegal y con truco sucios. Puedes adquirir vehículos de lujo, mansiones, fajos de dinero y demás artículos costosos, a costa de proteger tu vida y eliminar a los grupos rivales.

5. Outlast

El nivel de dificultad de este juego de survival horror es más alto puesto que el personaje no es capaz de combatir a las criaturas paranormales y debe ocultarse, escalar o desplazarse sin que nadie lo vea. Es necesario que aprendas a sobrevivir con el mínimo de recursos, una lámpara y sanación corporal casi milagrosa.

¿Qué podemos aprender? A lidiar con el miedo. Un periodista en busca de la verdad se sumerge en este mundo de terror y sustos (muy variados) para saber qué ocurre en un manicomio. A pesar del miedo, debe seguir adelante y llegar al punto central dominando los sentimientos y sin salir corriendo.