4 formas de asegurar tu viaje soñado

Actualmente, las distancias que nos separan parecen más cortas que antes; sin embargo, las precauciones que debemos tomar no deben reducirse. Por ejemplo, países como Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Portugal o España requieren que el viajero vaya acompañado de un seguro de viaje.

Si no se planea correctamente un viaje, este puede convertirse en una preocupación. Todos hemos sabido, de primera mano o por alguna anécdota más o menos lejana, de alguien que olvidó su pasaporte, perdió su equipaje o esperó durante horas un vuelo demorado o incluso tuvo una emergencia médica en el extranjero. ¿Cómo hacer frente a estos hechos fortuitos? No se puede adivinar el futuro, pero sí prepararse para cualquier acontecimiento:

1. Respalda tu información

Además de hacer las maletas es indispensable, sea en digital o en papel, elaborar una lista de elementos que nos acompañarán a donde sea que vayamos: un pequeño kit con nuestros documentos esenciales (pasaporte, boleto de avión o autobús, etc.) y sus fotocopias simples puede ayudarnos ante cualquier situación inesperada.

Incluso podemos llevar una batería o un cargador externo para tener el celular siempre disponible; no tenemos la certeza de que podamos cargarlo sin problemas en la calle o en las salas de espera.

2. Prevé tus tiempos

Si asumimos que todos los transportes salen puntualmente a su destino, siempre debemos considerar un margen suficiente de tiempo para llegar, bien por el tráfico inusual, por cualquier trámite que debamos hacer o, simplemente, por el tiempo que nos tomará abordar el autobús, avión o tren en el que viajaremos.

En el caso de los vuelos internacionales se recomienda acudir tres horas antes del horario señalado y en los nacionales considerar dos horas. Separar claramente las maletas que vamos a documentar o no y sus respectivos contenidos parece algo trivial, pero puede ahorrarnos varios minutos importantes y evitarnos dolores de cabeza.

3. Teléfonos de emergencia

También es importante contar con los teléfonos de emergencia del sitio de salida y destino. Nadie busca sufrir un accidente, pero no estamos nunca exentos. La situación se vuelve más complicada, incluso, si nos llega a suceder en otro país.

Las facturas de los hospitales en París o Nueva York, en las posiciones 8 y 9 de las ciudades más caras del mundo en 2017 según The Economist, pueden ascender a miles de euros o dólares, según el caso. Y eso sin contar con la barrera del idioma.

4. Asegúrate

“Ante esto, cada vez más viajeros han optado por adquirir seguros de viaje y no sólo servicios de asistencia, que reducen al máximo los riesgos y les ofrecen una solución sencilla, integral y de cobertura mundial en caso de emergencias o incidentes desafortunados.

En estos casos, se debe considerar que la cobertura incluya accidentes, urgencias médicas y ¿por qué no? que contemple la pérdida del equipaje o una compensación por un vuelo retrasado.