Las 10 mejores lecciones de liderazgo de Carlos Slim

Carlos Slim Helú es uno de los hombres más rico del mundo. Llegó a serlo gracias a que, como él mismo señala, desde pequeño cosechó la semilla de los negocios que hoy en día es un gran árbol de empresas.

No es secreto que Slim es un hombre hermético y reservado; sin embargo, las lecciones que ha aprendido en sus exitosos negocios permanecen en la memoria de quienes lo ven como un líder empresarial. Estas pueden servir como ejemplo para quienes empiezan su emprendimiento.

Conoce algunas de las lecciones que podemos aprender del magnate mexicano.

1. Perseverancia

En varias ocasiones, Slim ha dicho que desde pequeño le gustó hacer inversiones. Así lo comprobó, cuando a los 25 años ya tenía las bases de Grupo Carso. En los ochenta lanzó Inbursa, cuando ya tenía Sanborns en sus manos; y en 1990 adquirió Telmex.

“El optimismo firme y paciente siempre rinde sus frutos”

2. Austeridad

Algunas versiones señalan que Slim es un hombre que regatea. Es una persona pendiente de las cuentas, así lo demuestran sus empresas; para él no hay gasto, sólo inversión.

Resalta que en la época de crisis de 80 fusionó varias empresas y salió a la luz su grupo financiero Inbursa.

“Mantener la austeridad en tiempos de vacas gordas. Esto fortalece, capitaliza y acelera el desarrollo de la empresa. Asimismo, evita los amargos ajustes dramáticos en las épocas de crisis”

3. Trabajo duro

Ni la enfermedad, ni los hospitales han logrado detener la lucha de Slim en sus negocios. Un recinto en Houston fue el lugar donde asimiló que no se trata de donar o simplemente dar, es cuestión de ayudar y brindar las herramientas para promover una solución a los problemas.

“No creo mucho en la suerte. Creo en las circunstancias. Creo en el trabajo”

4. Humildad

En varias ocasiones ha sido criticado por las prácticas monopólicas de sus empresas, pero esto no es impedimento para que continúe esforzándose en el trabajo. Los millones en su cartera lo posicionan como inalcanzable, pero quienes lo conocen señalan que es un hombre agradable, de buen trato y personalidad sencilla.

"Cuando vives para la opinión de los demás, estás muerto. No quiero vivir pensando en cómo voy a ser recordado"

5. Planeación

Carlos Slim es de ascendencia libanesa y su formación empresarial comenzó desde pequeño, cuando observaba los proyectos de su padre. No es una persona impulsiva, al contrario sabe tomar decisiones que a la larga lo van a ayudar en los negocios. Así sucedió con las fusiones de sus empresas y los consorcios que maneja.

Las decisiones a la “ligera” son imperdonables en un imperio como el del ingeniero.

"Todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con qué hacerlo"

6. Supera los errores

Considera que todo es posible de aprender, aunque se trate de errores. En entrevistas asegura que ha tenido malas rachas y negocios, sin embargo ninguno ha sido de gravedad.

La falta de decisiones es la razón por la cual considera que los errores pueden llegar a surgir. El éxito no proviene de lo material, si no de la satisfacción.

“Los errores son normales y humanos. Comételos pequeños, acéptalos, corrígelos y olvídalos”

7. Preparación

No se puede negar que Slim es un hombre preparado, es astuto al momento de calcular y en asuntos de matemáticas. Esa es la base para decir que estudiar, esforzarse y prepararse son las armas para triunfar.

La Aldea Digital, el Museo Soumaya y el Acuario Inbursa son los ejemplos claros de que confía en que la educación es clave para el desarrollo económico en el país.

"La educación y el empleo son los remedios para la pobreza"

8. Responsabilidad

El segundo hombre más rico del mundo sabe que un buen líder responde ante los problemas de su comunidad y es efectivo para resolverlos sin la necesidad de perder el control. La modernización, capacitación, calidad y compromiso son la fórmula para poner en marcha cualquier plan.

“Creo que cualquier cosa que tenga privilegios tiene responsabilidad y toda la gente que tiene claras sus responsabilidades tiene compromiso”

9. Trabajo en equipo

El millonario sabe que los hombres son seres sociales y necesitan de los otros para sobrevivir, sobre todo en los negocios. Las alianzas entre sus mismos consorcios o incluso con los de otros millonarios despuntan sus inversiones, sobre todo si se trata de tecnología.

“En esta nueva ola de tecnología, no puedes hacerlo todo tú solo, tienes que formar alianzas”

10. Disfrutar

Los lujos y excentricidades de los que un millonario puede disfrutar, en ocasiones, nublan la vista de los demás. Aunque Slim es sólo una persona más. El altruismo lo distingue, aunque sea silencioso, fue algo que fortaleció con su única esposa Soumaya Dommit. A través de donaciones, ciencia y tecnología brinda su mayor legado: la educación.

“Las cosas más grandes de la vida no son materiales”