5 lecciones de negocios al estilo de David Bowie

Pocos artistas pueden presumir de haberse mantenido únicos y de innovar constantemente como lo hizo David Bowie. El músico británico falleció el 10 de enero de 2016 tras una batalla de 18 meses contra el cáncer, pocos días después del lanzamiento de su aclamado álbum Blackstar.

Para conmemorar su trayectoria, te presentamos algunas lecciones del músico que bien pueden aplicarse a los negocios.

1. Reinvéntate

Después de lanzar discos memorables en los 70, Bowie cerró la década con materiales un poco más oscuros y no tan populares. A principios de los 80, el músico apostó por Nile Rodgers, líder de la banda Chic y quien tampoco gozaba de gran popularidad en aquellos tiempos, para producir el disco Let’s Dance. Rodgers aportó el toque funky al material, el cual resultó un enorme éxito y revivió las carreras de ambos.

Si lo que estás haciendo para hacerte notar (o que tu producto/servicio lo haga) no funciona, es momento de tomar riesgos e intentar algo diferente.

2. Ve más allá

El músico siempre se esforzó por dar lo mejor a sus seguidores. En 1987, durante la gira The Glass Spider Tour, se crearon dos enormes escenarios (cada uno con un costo de 10 millones de dólares) que generaban costos significativos de transporte.

En lugar de optar por un escenario más sencillo, Bowie decidió poner de su cartera el millón de dólares semanales requerido para movilizar el escenario hasta el fin de la gira.

Dar algo más por tus clientes a la larga representa un esfuerzo menor por tu parte y tiene un gran impacto para ellos, ya que nunca olvidarán ese gesto. Sin importar lo que hagas, el consumidor es el que tiene la última palabra, lo mejor que puedes hacer es preocuparte por escucharlo y cuidar que su experiencia siempre sea la mejor.

3. Sorprende

En 2013, Bowie tomó al mundo por sorpresa al lanzar The Next Day, su primer álbum en una década, sin ningún tipo campaña promocional previa.

En un mundo conectado donde hay que estar presente en redes sociales todo el tiempo, Bowie supo mantener en secreto su producción discográfica e impactar a sus seguidores, un movimiento que poco después imitaría Beyoncé con el lanzamiento de su álbum homónimo.

Durante toda su carrera, Bowie fue consistente en otorgar ese elemento de sorpresa, en hacer que los demás esperaran lo inesperado.

4. Inspírate en lo que te rodea y crea algo único

David Bowie sabía muy bien cómo asimilar diferentes influencias y reimaginarlas en su música o algún personaje. Little Richard, Marc Bolan, Lou Reed e Iggy Pop fueron algunos artistas que lo marcaron. Mientras sonidos como el soul, techno y el dance fueron incorporados a su música en discos que definieron la década de los 70.

“Tomé pequeños trozos de otros artistas y juntos crearon a este gran y elegante hombre, Ziggy”, dijo alguna vez el músico sobre la creación de su alter-ego Ziggy Stardust.

El británico también era conocido por su interés en el cine, el arte, la moda y la literatura. Todo esto, le ayudó a convertirse en un artista único.

Las grandes ideas no surgen de la nada, la creatividad requiere estar constantemente en contacto con lo que te rodea, adentrarse en el arte, la cultura y hasta en realities de televisión, para asimilar todo y dar lugar a algo nuevo y emocionante.

5. Colabora

David Bowie sabía que para hacer de su visión una realidad tenía que trabajar con coreógrafos, artistas, fotógrafos, diseñadores, productores y músicos. Otro de sus talentos, era elegir a la persona ideal para expresar lo que él quería y hacerlo aún mejor. Con Brian Eno, por ejemplo, logró plasmar el sonido de la música techno alemana.

Para llevar tu idea más allá y que tenga un impacto verdadero debes apoyarte en los demás y elegir bien a las personas con el talento para ayudarte a conseguirlo.