6 consejos para aprovechar tus recursos en el trabajo

6 consejos para aprovechar tus recursos en el trabajo

Hasta los planes mejor dispuestos son susceptibles de fallar cuando no se tienen recursos. Sin embargo, la falta de recursos no es excusa para que la productividad se vea afectada.

Ya seas un gran empresario o un pequeño emprendedor siempre habrá momentos de recursos o tiempo limitados, en donde lo importante es como aproveches el tiempo y los recursos.

1. Elige bien tus tareas. Tratar de hace muchas cosas al mismo tiempo es la vía más rápida al fracaso. Decir no a alguna tarea cuando estás sobresaturado es sano porque ayuda a mantener tus principios y prioridades, y a mantenerte concentrado en tus metas.

Cuando se trata, pues, de administrar recursos, es esencial volver a definir prioridades y dominar el arte de decir "no".

2. Hazte de una buena red de socios. No importa cuál sea tu meta a alcanzar, puede ser personal, profesional, filantrópica, política u otra, pero siempre será necesario hacerte de socios que tengan el mismo interés que tú. Reclutar activamente los socios adecuados ayuda mucho a crecer y desarrollar los negocios.

3. No empieces de cero. Una de las mejores maneras de aprovechar los recursos es tomar un producto ya existente y construir a partir de este. El principio de reutilización puede llevar a la eficiencia en el uso de recursos y, así, a la innovación.

4. Ya elegiste tus tareas, ahora haz una a la vez. No hay que intentar crear y vender una y otra vez con recursos limitados. Hacer una cosa a la vez eleva la calidad del producto final y, en muchos casos, agiliza su finalización. Dejar de hacer multitasking para concentrarse en una cosa por vez

5. Aprender de los errores. Como suele decirse, sin riesgo no hay victoria. Algunos accidentes pueden producir buenas ideas y ayudan a ver relaciones que de otro modo se perderían, especialmente cuando la persona es consciente de sus opciones y posibilidades.

Todo emprendimiento requiere curiosidad; al poco tiempo, la incertidumbre detrás de un riesgo se convierte en un viaje con propósito. Es como manejar un auto sin preocuparse por el destino.

6. Evitar a la gente negativa. Cuando se trata de hacer más con menos, siempre habrá gente negativa en tu camino. A veces lo mejor es limitar su interacción en su totalidad.

Es recomendable evitar a cualquier persona que pueda retroceder en una tarea y que no tenga empatía hacia lo que trata de lograr.