Capacitación para estar a la vanguardia

RACIEL SOSA

El modelo académico, actualmente, no nos forma en términos de competencias, por lo que la capacitación se convierte en una herramienta esencial para el desarrollo y éxito de una compañía. Un equipo de trabajo capacitado libera su potencial y da lo mejor de sí.

La capacitación es uno de los aspectos clave que permite desarrollar y fortalecer las competencias de cada uno de los empleados. Al estar capacitados, los integrantes de un equipo generan mejores resultados.

Esta inversión fortalece la cadena de valor de una compañía, pues los equipos son más eficientes, y esto tiene un impacto directo con el cliente externo. Hoy en día, la capacitación es algo que los empleados de las compañías valoran más y los motiva.

Como herramienta, la capacitación supone una inversión para las empresas u organizaciones de cualquier giro o tamaño. De hecho, para los emprendedores, los empleados deben estar capacitados, ya que se requiere de desarrollo de talento para sacar adelante la empresa.

Pero, como cualquier solución para una empresa, la capacitación requiere primero de un buen diagnóstico, ya que eso permite ser preciso a la hora de cubrir necesidades. Sin embargo, existen diferentes niveles para un adecuado proceso de capacitación:

1. Habilidades interpersonales. Fortalecer las estrategias y habilidades de comunicación de los miembros de un equipo de trabajo resulta vital para impulsar las habilidades de trabajo en equipo: manejo de conflicto, asertividad y de manejo de clientes, por ejemplo.

2. Habilidades de liderazgo, negociación y de influencia dentro de la organización. Esto para saber cómo establecer planes de desarrollo y objetivos, así como los correspondientes procesos de retroalimentación, para poder dirigir de manera adecuada a sus equipos de trabajo.

3. Actualización continua, dirigida a los directores de empresas. Se relacionan con habilidades organizacionales como planeación estratégica, change management, entre otros.

En general, los beneficios a corto plazo están ligados a mejores resultados del equipo de trabajo a nivel interno. A mediano plazo, se refleja un importante impacto de esos resultados a nivel externo y a largo plazo, se crea una cultura organizacional.

Dar este primer paso es vital, ya que lo que hace que una empresa se posicione a nivel internacional está ligado con la creación de una cultura organizacional transportable, independiente de la geografía y eso lo proporciona, en buena medida, la capacitación.