5 tácticas para tener una conversación exitosa

Asistir a un evento de networking, un cóctel o una cena de negocios, es una gran oportunidad para establecer nuevas relaciones y conexiones laborales. ¿Cómo iniciar una buena conversación? Es importante darle nuestra atención a la persona con la que queremos conversar, comenzar a hacer preguntas correctas, escuchar más y hablar menos. Además de tener un lenguaje corporal abierto y positivo.

El portal Inc enlista 5 tácticas para mantener una conversación exitosa:

1. Interésate en la otra persona

El psicólogo de la Universidad George Mason, Todd Kashdan, autor de Curious ?, determinó que estar interesado en los demás es más importante que hacerte el interesante. "Es el jugo secreto de las relaciones", afirmó Kashdan. Entonces, hagas lo que hagas, habla en términos del interés hacia la otra persona. Te sorprenderá el resultado.

2. Sonríe durante la conversación

Según la investigación de Psychology Today, determinó que sonreír puede hacernos parecer más atractivo; además de mejorar el estado de ánimo. Haz de tu sonrisa un hábito y así lo harás natural cuando la conversación empiece a fluir.

3. Escucha más. Habla menos

¿Quieres crear una gran primera impresión? Deja que la otra persona hable sin interrupción. Sí, debes evitar interrumpir la conversación de la otra persona o esperar impacientemente tu oportunidad de responder. Cuando escuchas activamente, atraerás el interés de la persona. Lo que estás comunicando es "Me interesa lo que tienes que decir".

4. Haz que la otra persona se sienta importante, y hazlo sinceramente

Las mejores conversaciones con alguien que acabas de conocer se inician al querer aprender sobre la otra persona: qué hacen, cómo lo hacen y por qué lo hacen. Al querer aprender de alguien, incluso alguien más joven y con menos experiencia que tú, obtendrás una primera impresión positiva.

5. Cuenta una buena historia

Entonces, ahora que has cautivado a la persona con la que estás hablando, es probable que quieran saber quién eres, así que es tu turno de brillar. En lugar de aburrirlos con el trabajo o con la jerga relacionada con los negocios (que vendrá después), es bueno tener algunas historias que puedas compartir que sean confiables, entretenidas, informativas o atractivas.