El poder de la confianza en los equipos de trabajo

Por: Raciel Sosa, Leadex Solutions

Para lograr conformar un equipo de trabajo exitoso, éste debe contar con un objetivo en común, sus integrantes deben compartir una misma visión respecto a lo que tienen que lograr y los roles deben estar perfectamente definidos.

Bajo una misma visión de ganar-ganar, los miembros de un equipo de trabajo logran unirse, obteniendo un beneficio mutuo y una relación a largo plazo. Es ahí donde la confianza juega un papel relevante: si no existe la confianza mutua, no hay posibilidad de hacer un vínculo sano y real. No obstante, para generar un ambiente de confianza, debe crearse primero el fenómeno de la confiabilidad entre compañeros de equipo de trabajo para que eventualmente se manifieste de manera externa con la lealtad por parte del cliente. Es decir, si el cliente percibe que el producto o servicio está basado en la confianza, se vuelve leal a la marca.
Raciel Sosa, especialista en liderazgo y director general de Leadex Solutions, nos orienta hacia el mejor camino para generar confianza en nuestros equipos de trabajo.

CÓMO GENERAR UN AMBIENTE DE CONFIANZA
Como primer elemento, debe existir una intención positiva de parte de todos los miembros del equipo. La intención es el primer aliciente para construir confianza. Si sentimos que alguien tiene una mala intención sobre nosotros, lo primero que hacemos es, justamente, retirarle nuestra confianza y cerrar todos nuestros canales de comunicación para protegernos. El respeto es el segundo elemento clave. Si hacemos un orificio al entorno del respeto, intoxicamos toda la relación.

Hay estudios que demuestran que el respeto es como el aire: nadie lo percibe, pero cuando falta es lo único que advertimos; y la falta de respeto daña directamente la confianza de un equipo de trabajo.

Fomentar el diálogo es un elemento extra aunque necesario. El silencio es, a veces, una tolerancia mal entendida y es, finalmente, una olla a presión. Se trata de crear un ambiente de confianza que vincule el trabajo en equipo. Por último, debe existir un propósito en común. Hay que clarificar y enunciar ese propósito mutuo, conocer los parámetros de medición en términos de calidad, cantidad, tiempo y costo, para que finalmente todos logremos el mismo objetivo.

CÓMO MANTENER LA CONFIANZA
Como todo proceso humano social, la confianza requiere de un proceso de procuración y cuidado para que se vaya consolidando en el tiempo y se genere ese vínculo entre las personas. Estas actividades cotidianas que alimentan la confianza entre una y otra persona son conocidas como “depósitos de confianza”.
Para mantener un buen nivel de confianza hay que estar haciendo habitualmente depósitos de confianza, cumpliendo nuestra palabra, manteniendo un entorno de respeto mutuo y creando un entorno de conocimiento. No existe una relación de trabajo sana si no hay un beneficio mutuo de por medio. Hagamos consciente la importancia de la confianza: cómo sembrarla, construirla y mantenerla, sobre todo en un entorno multigeneracional como en el que actualmente vivimos. Cuando se trabaja en un entorno de confianza se fortalece el trabajo en equipo y los beneficios son mayores para todos.