Silencio, un síndrome en las empresas

Raciel Sosa
CEO de Leadex Solutions

Existe una premisa que dice que lo que más se desperdicia en una empresa es la sabiduría colectiva, los trabajadores sienten que el jefe es quien piensa y decide y eligen no comunicarse, esto causa un impacto negativo en la productividad.

El silencio implica no ser proactivo, ni compartir opiniones, ideas, retroalimentación y reconocimiento. Este síndrome se puede presentar en todos los niveles de la empresa pero cuando ocurre en los altos resulta doblemente grave, ya que permea, contamina e impacta a todas las áreas de la compañía.

¿Cómo detectarlo?

A menudo, resulta difícil reconocer este tipo de contextos. Además considero que, en una cultura como la nuestra, frente a la autoridad, optamos por el silencio, debido a falacias como “el jefe siempre tiene la razón”, “las órdenes no se discuten, se obedecen”.

Asimismo, existen, otras razones que hacen que el síndrome del silencio se instale como una práctica en una organización. Por ejemplo, un mal líder que desata resentimiento.

“Antes opinaba pero no sirve de nada, por lo que ya perdí el interés, si a la empresa le va mal, no me importa”.

Todo ello provoca un mal clima laboral y hace que los empleados opten por el silencio y se interesen únicamente en el salario que perciben.

Propicia el diálogo con estos mecanismos

1.Hacer una encuesta periódica de clima organizacional, lo que provoca que los colaboradores de la empresa transmitan lo que perciben.

2. Crear prácticas donde exista una exigencia de dar retroalimentación a los equipos de trabajo. Es decir, el líder debe llenar un formato cada seis meses, sentarse con cada uno de los miembros de su equipo y darle su correspondiente retroalimentación.

3. Estimular programas que fomenten la integración entre los distintos equipos de trabajo dentro de la compañía.

Se trata de prácticas que estimulan el diálogo y logran romper el silencio.

El silencio en las empresas es una problemática real y una práctica común que debe atacarse, un padecimiento sin diagnóstico que las organizaciones deben afrontar.

Facebook: Raciel Sosa MX
Twitter: @Raciel Sosa