Intraemprendimiento, para dar valor a la fuerza laboral

Emiliano Aguirre

El intraemprendimiento es una estrategia de crecimiento para las empresas, en la cual que se le da más peso a la fuerza laboral, además de resultar más económico y “menos doloroso”, así lo explicó el Dr. José Ernesto Amorós, Director nacional de Programas Doctorales en EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, en entrevista para Mundo Ejecutivo.

Esta estrategia, detalla Amorós, es un proceso mediante el cual las organizaciones pueden desarrollar e implementar proyectos que les den un crecimiento; dichos proyectos son gestionados de manera interna a partir de los empleados de mediano rango hacia abajo.

Las decisiones no son de arriba hacia abajo, lo que se hace es que cualquier empleado puede presentar un proyecto y considerar que puede ser interesante para el crecimiento de la organización”, dice Amorós, quien resalta que “nadie pretender intraemprender si no quiere hacer crecer su organización”.

A diferencia de estrategias de crecimiento que toman los rangos más altos de las empresas, como adquirir otras empresas o ampliar su portafolio de servicios, el intraemprendimiento puede ser una decisión tomada por trabajadores de mandos medios o bajos para fomentar un crecimiento orgánico.

El especialista en emprendimiento y liderazgo resaltó los beneficios de esta estrategia: “cuando las empresas logran sistematizar una serie de programas creados por sus empleados, resulta mucho más económico y menos doloroso que en los procedimientos tradicionales, porque usa la capacidad de sus colaboradores y sus propios recursos”.

Sin embargo, comenta que el intraemprendimiento es relativamente nuevo en México, “no tiene ni diez años tratando de sistematizarse”, pero considera que el problema está en que existe una larga tradición de empresas familiares en donde la mayoría de las decisiones vienen de las cúpulas directivas.

La cultura laboral en México, al igual que muchas partes del mundo, es en general jerárquica y burocrática: “los negocios en México han sido muy estables por mucho tiempo con esta cultura, y esto ha traído como resultado que no sean tan proclives al cambio y a crear ambientes multidisciplinarios”.

Pero Amorós ve una oportunidad, pues cada vez más organizaciones están reconociendo en el intraemprendimiento una estrategia viable para seguir siendo competitivos y sobrevivir en el nuevo panorama económico.

Para que esto ocurra con mayor frecuencia, el especialista sugiere “darle oportunidad a cualquier empleado a través de programas. Estos proyectos requieren cambios de mentalidad, debe haber una transformación hacia arriba y hacia abajo para promover una cultura de la innovación”.