Ahorradicción, un mal común entre mexicanos

Pocos mexicanos tienen el hábito de ahorrar, sin embargo, cuando se acostumbran a hacerlo es común que caigan en los extremos. ¿Y tú, a quién te pareces más?

1. El tacaño

Este grupo pertenece al grupo de personas que sienten dolor o “disgusto” ante la idea de gastar dinero. La sola idea de socializar, por ejemplo, les atemoriza por el simple hecho de gastar dinero, y deja de asistir a eventos de amigos por miedo a gastar un solo peso o lo que es peor: ¡llegan cenados de casa! La adicción a ahorrar dinero puede llegar al grado de privarse de comprar artículos de primera necesidad.

2. El Austero

Los ahorradores que se consideran a sí mismos austeros, al contrario que los tacaños, se recrean en el acto de ahorrar dinero, es decir, su alegría no está ligada a los bienes materiales, sino a la sensación de estabilidad que les da ahorrar el máximo dinero, sin la necesidad de depender de conductas consumistas.

3. Los acaparadores

Con el aumento de precios de los productos, es cierto que es recomendable recurrir a las ofertas de 2×1, pero exagerar esta manera de comprar se vuelve adictiva y a veces cuesta reconocerlo. Los síntomas más reveladores son el consumo excesivo que te obliga a comerte todo el cereal antes de que caduque o acumular tantas cosas que comienzan a invadir el espacio vital, si detectas alguno de estos comportamientos puede que haya un problema.

4. Los cuponeros extremos

El mundo de los cupones de descuento ha sido todo un fenómeno que ha revolucionado el consumo en los últimos años, y ha provocado la aparición de otro tipo de adictos al ahorro: los “cuponeros extremos”.

5. Ahorrador sin prescindir de mis caprichos

Realizar el acto de ahorrar para cumplir gustos o caprichos a mediano y largo plazo.