Cantar disminuye estrés y depresión, dice la ciencia

Cantar puede proporcionar beneficios en el control de las vías respiratorias y de la deglución en las personas, así como una reducción de los indicadores fisiológicos del estrés, de acuerdo con un estudio reciente de la Universidad del estado de Iowa.

La investigadora Elizabeth Stegemöller, profesora asistente de Kinesiología, advierte que aunque son datos preliminares, las mejoras entre sus pacientes que acudieron a grupos de canto son similares a los beneficios de tomar medicamentos.

“Vemos la mejora cada semana cuando salen del grupo de canto. Sabemos que se sienten mejor y que su estado de ánimo está alto, de igual forma hubo una reducción considerable del estrés”, explicó.

Este es uno de los primeros estudios que analiza cómo el canto afecta a la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el cortisol en las personas y aunque los resultados son alentadores, los investigadores están analizando muestras de sangre para medir los niveles de oxitocina (una hormona relacionada con el vínculo afectivo).

“Parte de la razón por la que el cortisol está bajando podría deberse a que los participantes en el canto se sienten positivos y tienen menos estrés en el acto de cantar con otros en el grupo".

Esto sugiere que podemos observar la hormona de enlace, la oxitocina. También estamos observando la frecuencia cardíaca y la variabilidad de la frecuencia cardíaca, que nos puede decir cuán tranquilo y fisiológicamente relajado está el individuo después de cantar", detalló Stegemöller.

La investigación se basa en los hallazgos previos del equipo sobre que cantar es un tratamiento eficaz para mejorar el control respiratorio y de los músculos utilizados por pacientes. Los científicos de la universidad dicen que el canto tiene el potencial de proporcionar una opción de tratamiento accesible y asequible para mejorar los síntomas motores, el estrés y la calidad de vida de las personas.