Esta es la clave de la transformación digital

0

Las compañías en el mundo tienen que pensar cómo transformarse digitalmente para su reestructuración

Axel Abulafia
Vicepresidente ejecutivo de Globant

Hoy, las organizaciones se enfrentan a una creciente fuerza de trabajo remota, nuevas generaciones con diferentes demandas de trabajo, tecnologías de automatización y movilidad, entre otros desafíos.

Por esta razón, las compañías del mundo tienen que pensar cómo transformarse digitalmente para reestructurar su negocio. Esta transformación trae aparejada un cambio de paradigma que impacta tanto en los procesos como en las personas dentro y fuera de la organización.

 

Transformación digital, un reto para las empresas

Aunque avanzar hacia plataformas tecnológicas internas modernas está en el ideal de muchas organizaciones, esto puede ser algo complejo de alcanzar sin la estrategia adecuada.

Para aprovechar al máximo los beneficios de la digitalización, las organizaciones deben estar preparadas para evolucionar a la velocidad que requiere la transformación tecnológica.

Regularmente detectamos que muchas organizaciones realizan una adopción fragmentada de las nuevas tecnologías puertas adentro, en lugar de hacerlo desde una visión integrada. El desafío es que la transformación digital en una empresa no sea un acto unidimensional. Requiere una concepción multidimensional que incluya la estrategia en tecnología, estructura, operaciones y su cultura interna, todas ellas al mismo tiempo.

 

Cultura organizacional, clave en la transformación

En su núcleo, las organizaciones tienen un conjunto de creencias y valores compartidos. La manera en que los empleados dan vida a estos valores y cómo interactúan unos con otros, conforman el sistema nervioso de la compañía.

“Es importante que las empresas que van a iniciar un proceso de transformación digital, se apoyen en plataformas y aplicaciones que se integren y actúen como columna vertebral para gestionar la cultura organizacional de un manera efectiva, involucrando a los empleados desde el primer día para garantizar la adaptación al nuevo entorno digital”.

Usando la tecnología de base para el cambio cultural, las compañías pueden identificar personas influyentes que son verdaderos agentes de cambio, y crean un efecto de red a su alrededor. Gestionando el cambio correctamente, se logra aumentar la colaboración, extender el sentimiento positivo y contagiar el buen ejemplo.

En conclusión, una organización que busca dar un paso hacia la transformación digital, primero debe pensarse “digitalmente”: cómo son sus procesos, cómo se comunican internamente, qué herramientas pueden potenciar la innovación y la circulación de ideas. La estrategia de transformación debe ser integral, poniendo en el centro a las personas y la cultura de la organización.