El cuidado en las escuelas


Por la situación que vive el país es necesario que los controles de seguridad en las escuelas incluyan tecnología de punta y personal capacitado
ALEJANDRO DESFASSIAUX*

Hace algunos “ayeres” miedo y nerviosismo solían mezclarse en el primer día de clases y a veces más por lo que implica entrar a una escuela por primera vez.

En la actualidad, estas emociones son una mezcla latente por los sucesos de violencia que se han presentado a lo largo del país y que además forman parte de “la mochila diaria”.

Qué tristeza y qué vergüenza que nuestros niños, población vulnerable a la que debemos proteger, viva situaciones ajenas a su edad, juegos y sueños.

La violencia se ha convertido en tema de todos los días, desafortunadamente, para millones de pequeños que con temor asisten a la escuela. Por ello, es importante reflexionar en unir esfuerzos para brindar un ambiente más sano y seguro para los menores con las siguientes recomendaciones y bajo la premisa de que la seguridad debe darse interna y externamente del plantel.

 La seguridad interna exige un estricto control de calidad en sistemas y personal calificado.

 Los mecanismos y equipos tecnológicos deben estar actualizados y  manejarse de manera correcta. Los sistemas de intrusión, de videograbación y vigilancia deben estar a la orden del día.

 Los autobuses escolares deben  contar  un GPS que a su vez esté conectado a un centro de emergencia para prestar ayuda inmediata en caso de alguna emergencia o robo de la unidad.

 Los colegios deberían estar enlazados a un centro de emergencia, que tan sólo con tocar el botón de pánico puedan recibir una respuesta automatizada que, a su vez, esté atendida por personal especializado.

 La cultura de seguridad debería incluirse dentro de las actividades escolares para que alumnos, profesores y personal administrativo sepan qué hacer frente a un caso inesperado de violencia o delincuencia.

 La cultura de prevención y denuncia es indispensable, ya sea en situaciones dentro o alrededor de la escuela. La colaboración entre autoridades escolares y de seguridad debe fortalecerse.

 La prevención, identificación y sanción al bullying es básica.

Por otra parte, en sectores de la población sin acceso a la educación es necesario estar conscientes de que la violencia es un problema grave que ahuyenta a niños y jóvenes de la posibilidad de seguir en la escuela, a unos por la violencia intrafamiliar que sufren y a otros por la violencia del crimen organizado en comunidades locales y que por temor no asisten a clases.

Así que es necesario buscar la forma de reubicarlos o quizá llevar la educación de una forma remota, sin que pierdan la oportunidad de estudiar y evitar el riesgo de asociarse con alguna organización delictiva.

Mujer Ejecutiva*