¿Existe realmente el amor de nuestra vida?

Una pareja menor de 22 años está condicionada al fracaso, “porque están atrapados en un factor neurobiológico que los estimula y por lo tanto creen estar con el amor de su vida.

Cuesta trabajo creerlo pero no existe el amor de nuestra vida. Lo que realizamos son cambios neuroquímicos a nivel cerebral que nos hacen totalmente subjetivos y gradualmente aprendemos de él y en el transcurso de la vida vamos siendo más selectivos. El proceso de enamoramiento es para siempre cuando nos damos cuenta que evoluciona”, afirmó el doctor en neurofisiología Eduardo Calixto González.

El investigador del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM) dijo que la etapa en que se libera una cantidad mayor de dopamina es entre los 16 y 23 años de edad, por lo que los enamoramientos de mayor intensidad se dan entre los 22 y 23 años. Conforme pasan los años los liberadores de dopamina son distintos y se dan en menores concentraciones.

La dopamina es la sustancia química responsable del enamoramiento, un proceso transitorio, conductual y neuroquímico condicionado a una duración de tres años, esto debido a la disminución gradual de dopamina, proceso durante el cual el cerebro desensibiliza las emociones, afirma el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Por esa razón, "después de tres años el cerebro se adapta a la persona y se enamora, es decir, acepta sus defectos y busca mantenerla cerca, o bien, elige buscar a otro individuo que le ayude a liberar dopamina”.