Mujeres en puestos directivos, reto de empresas

Aunado al gran esfuerzo que tienen que hacer las mujeres mexicanas para posicionarse en puestos directivos, las empresas también tienen un amplio camino por recorrer en materia de oportunidades para el desarrollo de la mujer en el ámbito corporativo, consideró Patricia de la Fuente, directora de SEDI, una red de guarderías corporativas de la zona poniente de la Ciudad de México.

La directora de esta institución con más de 30 años de presencia, menciona que sí existe un avance palpable en materia de oportunidades para el desarrollo de la mujer profesionista, mismo que se ve reflejado en políticas empresariales como flexibilidad, o prestaciones de educación y cuidado infantil, como una estrategia de retención de talentos en las compañías.

Sin embargo, la directora de Servicios Educativos para el Desarrollo Infantil, menciona que aún existen retos por alcanzar en cuestión de concientización en el sentido de que el desarrollo profesional depende en muchos casos de la tranquilidad personal, que muchas veces está ligada con el bienestar de su familia.

Una encuesta realizada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) encontró que las empresas ubican el hecho que las mujeres tienen mayores responsabilidades familiares que los hombres, como el principal obstáculo para el liderazgo de la mujer en el ámbito corporativo.

De acuerdo con datos de la consultoría Grant Thornton, en México sólo el 18% de los puestos de alta dirección es ocupado por mujeres, una cifra similar a Argentina y un punto menos que Brasil.

Dicho porcentaje posiciona a México en el cuarto país en América Latina, ubicándose muy por detrás del líder de la región, Colombia, donde las mujeres ocupan un 53% de los puestos de alta dirección.

En España, una investigación publicada recientemente, donde se encuestó a 24 mil mujeres mayores de 21 años, dio por resultado que el 58% de las mujeres profesionales renuncian a su carrera cuando son madres, frente al 6% de los hombres. Además, que el 51% de las entrevistadas que aún no tienen hijos, consideró que de tenerlos, harían a un lado su desarrollo profesional.

En México los casos son parecidos. De acuerdo con el estudio de Grant Thornton, en ocasiones son las propias mujeres quienes rechazan los puestos debido a sus responsabilidades maternas, una de las razones por la que a las mujeres se les dificulta llegar a ocupar altos cargos.

“Culturalmente en México, la mujer sigue siendo la responsable directa del cuidado y la educación infantil, lo que le hace tomar actitudes autolimitantes, sobre todo si se trata de una empresa que no cuenta con prestaciones o convenios con instituciones especializadas que signifiquen un apoyo para ellas, en uno de los temas que más preocupa a las mujeres ejecutivas” explicó la directora general de SEDI.

La tranquilidad de los trabajadores, tiene que ver mucho con la perspectiva humana de cada organización, explicó. Si es vista como una política de retención de talentos, el beneficio puede ser mayor.

Al interior de Concur México, empresa que ofrece soluciones para la administración de gastos en viajes de negocios, “la filosofía es medir objetivos cuantificables durante un periodo determinado de tiempo, por lo que cada uno de sus colaboradores es libre de organizar sus tiempos y actividades alrededor de las cosas que son importantes en su vida”, explica Rosana Bobadilla, directora general de la empresa.

“Por ejemplo, las que tenemos hijos normalmente tratamos de empezar el día muy temprano para que a las 2 o 3 de la tarde podamos salir, recogerlos de la escuela, comer con ellos y después seguir nuestras actividades de trabajo, ya sea en la casa, con clientes o en la oficina, dependiendo el rol de cada quien tenga”, menciona la directora de Concur, quien explica que además brindan coaching a sus equipos para que tengan todas las herramientas para ser exitosos y lograr sus objetivos en los tiempos marcados.

Un informe de McKinsey Global Institute (MGI) explica cómo el avance de la equidad de género puede incrementar hasta un 26% el PIB mundial. Esto, si se brindan las mismas oportunidades tanto a hombres como a mujeres, para su desarrollo en el ámbito empresarial.