No quiero tener hijos y mi pareja sí

VALERIA SCHAPIRA
Experta en relaciones para Match.com

Existen múltiples razones por las que millares de hombres y mujeres en el mundo eligen ser “child free”: razones que van desde lo profesional hasta no querer traer niños al mundo por el declive de ciertos valores. Ante este argumento podemos platearnos algunas preguntas que seguramente vendrán a nuestra cabeza cuando pensamos en el tema o cuando alguien cercano a nosotros nos cuenta su postura.

¿En un contexto como el actual, las mujeres deben considerar que es una obligación ser madre?

Ninguna elección en la vida ha de ser encarada como una obligación, mucho menos un hecho tan trascendente como la maternidad. Aunque parezca mentira en los tiempos que corren, a las mujeres se las sigue señalando con el dedo si deciden no ser madres. Inclusive, muchos las ven como seres incompletos si no tienen descendencia.

Cada vez son más las mujeres – y hombres -, aunque sobre ellos no existe tanta presión social – que no sienten a la maternidad como un deseo. Que se permiten una mirada distinta de la construcción social habitual.

La buena nueva es que el mandato social lentamente va camino a la disolución y esto hace que pueda haber más claridad a la hora de una elección tan trascendente. Al fin de cuentas, además del cambio sustancial en la vida de la propia madre, se está decidiendo, ni más ni menos, algo tan vital como sobre si traer al mundo a un nuevo ser.

¿Cómo afrontar este tema ante uno misma y ante los demás?

Antes que nada, teniendo en mente que el amor toma muchas formas. Que se puede ser madre de múltiples maneras, no solo teniendo hijos biológicos. Adoptar, colaborar con instituciones, ayudar a niños que lo necesiten, son algunas de las decenas de formas de brindar amor.

Acerca de la mirada ajena, es importante aprender a relativizarla y a tomar las decisiones de manera autónoma, sin condicionamientos externos. Los demás siempre van a hablar y no deberían tener peso en la decisión de cada mujer y, en el caso de estar en pareja, de ambos miembros de la misma.

¿Es una tendencia el ser NoMo (No Mothers)?

Es una realidad que cada vez son más las mujeres y las parejas que deciden no tener hijos como una elección de vida. También, las que postergan tener niños, sobre todo si se casan o deciden convivir cuando son muy jóvenes. El tema es cuando llega el momento de decidir en la relación de pareja – sobre todo cuando la mujer ve decrecer sus posibilidades biológicas - y las posturas son disímiles. Muchas parejas se disuelven por disentir en este punto.

Cuando es la mujer la que no quiere, muchos varones se cuestionan porqué ella carece del llamado instinto maternal. Muchos expertos coinciden en que el mismo es más una construcción cultural que puro instinto.

Lo más importante es siempre tener un diálogo honesto con la pareja y expresar la postura que se tiene frente al tema de los hijos desde el comienzo de la construcción de la misma.

¿Qué consejos darías a las mujeres que no desean tener hijos?

Lo más importante es que tengan en claro lo que desean. Traer niños al mundo es una decisión que cambia la vida desde el momento en que se la toma. Si ser madre es el deseo genuino, seguramente se buscará la forma, aunque no se tenga pareja, existan obstáculos en la fertilidad, etc. Hoy en día existen diversos caminos para la maternidad y para la paternidad.

A aquellas mujeres que no sienten deseo de ser madres, es importante que puedan aceptar su decisión sin pensar que hay algo de malo en ello. Existen múltiples razones por las que millares de hombres y mujeres en el mundo eligen ser “child free”: razones que van desde lo profesional a no querer traer niños al mundo por el declive de ciertos valores. La mirada social también cambia lentamente y ya no se ve a la mujer como una persona “no realizada” por el hecho de no ser madre.