¿Por qué las mujeres no llegan al alto liderazgo?

Indra Nooyi, Denise Morrison y Ursula Burns son sólo algunos nombres de mujeres que figuran como CEOs de una gran compañía. Ascender a esta posición no es tarea fácil, sobre todo en un mundo dominado por el liderazgo masculino.

McKinsey & Co. lanzó los resultados de un estudio sobre el estado de las mujeres en la vida laboral de Estados Unidos. En él se concluyen algunas razones por las que sólo pocas se encuentran en posiciones de liderazgo; estos son los puntos clave.

1. Mala representación: Es común pensar que las mujeres dejan la vida corporativa por las dificultades que presentan para equilibrar el trabajo con la familia; sin embargo, el problema va más allá.

El género presenta mayores obstáculos para el progreso y más baches en el camino hacia el liderazgo. Algunos expertos consideran que llevará hasta 25 años alcanzar la equidad de género en posiciones de alto nivel.

2. Mayor lealtad: Las mujeres con una posición de liderazgo son más propensas a quedarse en esa posición que los hombres.

►TE PUEDE INTERESAR► MAYRA GONZÁLEZ CUMPLE UN AÑO COMO CEO DE NISSAN

3. Menores posibilidades: La mayoría de mujeres que alcanzan una posición de mando superior desempeñan papeles de apoyo a recursos humanos o informática; en tanto, los hombres suelen desarrollar una actuación en momentos críticos.

4. Malos pensamientos: Ellas son más propensas a pensar que tienen menos posibilidades de tener progreso en un ámbito. Consideran que por su género son menos consultadas en cuanto a decisiones importantes.

5. Falta de prioridades: Aunque un gran número de empresas apuesta por la diversidad de género, sólo unos pocos trabajadores consideran esta posición como una prioridad, por lo que no se realiza un esfuerzo para conseguir el propósito.

6. Diferentes patrocinios: Es muy común que se recomiende a los hombres apara una posición de alta gerencia. Las mujeres tienen menos posibilidades de encontrar personas que las ayuden a ascender a una posición.