Prohibiciones a mujeres en Arabia Saudita del siglo XXI

Las mujeres en Arabia Saudita tienen prácticamente prohibido todo. Apenas el próximo año tendrán la posibilidad de conducir un vehículo, luego de la orden del rey, Salman bin Abdelaziz, que entrará en vigor en junio próximo.

Por ello, el sexo femenino en países de Medio Oriente debe seguir luchando para abrirse paso en una sociedad desigual para inclinar la balanza y pugnar por una sociedad más justa en los derechos humanos y conquistas sociales.

Según el Informe sobre disparidad de género del Foro Económico Mundial de 2016, el mayor productor y exportador de petróleo ocupa el puesto número 141 entre 144 países analizados.

Aquí, en esta nota, enumeramos varias prohibiciones a las que todavía se enfrentan las mujeres en Arabia Saudí.

1. Salir de casa sin tutor masculino

 esquites

Las mujeres saudíes tienen que tener un tutor masculino, que puede ser su padre, su hermano, su marido, o incluso un hijo, en caso de haber enviudado. Y para cualquier actividad cotidiana, como caminar por la calle, necesitan hacerla junto a su tutor.

2. Mostrar cualquier parte de su cuerpo

Salvo la cara y las manos, deben seguir un código de vestir estricto. La mayoría debe llevar una túnica negra y un velo que solo deja al descubierto el rostro.

3. Estar solas en zonas que no sean exclusivas de mujeres

En todo el país, hay sectores separados para hombres y mujeres, y tienen incluso ingresos separados para evitar todo contacto entre los sexos opuestos.

Según la agencia AFP, la semana pasada se abrió una pequeña brecha en este rígido sistema, cuando las mujeres fueron autorizadas por primera vez a celebrar la fiesta nacional saudita en un estadio de Riad. Lo hicieron en un sector reservado a las familias, en tanto se dispuso otro para los hombres solos.

4. No pueden ocupar cargos gubernamentales importantes

Aunque pueden votar en comicios electorales, no pueden ocupar posiciones que conlleven a la toma de decisiones relevantes y no pueden estudiar o trabajar sin la autorización de su "guardián".

5. Operaciones médica

La mujer saudí puede encontrarse en la obligación de pedir permiso a su hermano menor para someterse a una intervención quirúrgica.

6. Probarse la ropa durante las compras

Que haya probadores de ropa para mujeres en las tiendas escandaliza al clero wahabí saudí, fuente de legitimidad de la monarquía de los Saud. Hasta enero de 2012, los empleados de las tiendas de lencería en Arabia Saudí eran hombres, por lo general empleados asiáticos; tras una revuelta de las mujeres, ahora se exige que sean chicas.