Día de Muertos, una fecha didáctica para los niños

PATRICIA DE LA FUENTE
Directora de Servicios Educativos para el Desarrollo Infantil

Además de ser una tradición que fortalece nuestra identidad como mexicanos, la celebración del Día de Muertos es una excelente ocasión para abordar con los niños el tema de la muerte. Sobre todo, porque en esta fiesta se concibe la muerte como parte intrínseca de la vida, una noción que nos permite introducirlos al tema y que les ayudará a procesar la idea de la muerte como algo natural de los seres vivos.

La tanatóloga Patty Bueno, menciona que esta tradición es una oportunidad para conocer las preguntas de los niños acerca de la muerte y sus pensamientos sobre el tema, por lo que sugiere comunicarles, mostrarles y presentarles fotografías de las personas que fueron importantes en la vida de su familia y ya han muerto, para crear un vínculo con ellos, aunque ya no estén. Es importante contarles historias acerca de ellos y que puedan conocer sus raíces.

Este tipo de dinámicas son importantes, ya que hablar a los niños de sus antepasados, los bisabuelos o tatarabuelos que algún día vivieron, es una oportunidad de explicarles que ellos ya no están más aquí porque todas las personas tenemos un tiempo para vivir y el tiempo de ellos se acabó.

El tanatólogo Arturo Albín menciona que el dolor que genera la pérdida de un ser querido es una situación a la que cualquier ser humano se enfrentará tarde o temprano, por lo que “es importante que los niños aprendan que la vida está hecha de todos los sentimientos: alegría, dolor, tristeza”, lo que los prepara para las situaciones de la vida.

Desde mi experiencia, los niños pequeños, aún no entienden el concepto de la muerte; pues es hasta los seis o siete años, cuando logran concebir la idea de que se trata de una situación irreversible. De ahí que es importante ser cuidadosos al abordar el tema para no provocarle temores y sobre todo tomar en cuenta su edad para las explicaciones que se le brinden.

En ocasiones cuando los niños logran procesar la trascendencia de la muerte, suelen entristecer o conflictuarse al preguntarse qué pasa con las personas después de la muerte, por lo que es importante recalcar la idea que a nuestros seres queridos que ya murieron, los recordamos siempre con amor.

Es recomendable, por ejemplo, utilizar metáforas sencillas de entender. Se pueden utilizar, como ejemplo, la vida de los animales y las plantas para mencionarles que la muerte se da cuando una persona ha perdido sus funciones vitales.

Al explicar este tema a los niños, es importante no asociar la muerte con eufemismos como un sueño, puede llegar a confundir a un niño e incluso causarle temores, por lo que es mejor explicarles que morir es perder toda capacidad de moverse, hablar, comer, caminar, etcétera.

La explicación de la muerte a los niños pequeños puede ser apoyado también con cuentos o películas acordes con su edad. Es importante observar su reacción y no dejarlos con dudas para evitar que se forma ideas erróneas sobre este tema.