Editora de la BBC renuncia para exigir pago igualitario

La editora para China de la BBC, Carrie Gracie, dejó su puesto para luchar por su derecho a un pago igualitario con sus pares masculinos, publicando un ataque contra lo que ella llama la “cultura de pago secreta e ilegal de la BBC”.

La rebelión de Gracie forma parte de las consecuencias de la divulgación de salarios que fue obligada a hacer la cadena de televisión británica en julio pasado, que mostró que dos tercios de los empleados con mayores ingresos eran hombres y que algunos ganaban mucho más que las mujeres en posiciones equivalentes.

Financiado por una licencia que debe ser pagada por los televidentes y con un alcance de 95% de adultos británicos cada semana, la BBC es un pilar de la vida de la nación, pero por eso mismo es objeto de un estrecho escrutinio y estándares exigentes por parte del público y los medios rivales.

La denuncia de Gracie ocupó los principales titulares de noticias del día tanto en la BBC como en otros medios británicos, y muchas mujeres prominentes dentro y fuera de la BBC expresaron su apoyo en las redes sociales bajo el lema #IStandWithCarrie.

Gracie, que habla con fluidez el chino mandarín y ha informado sobre China durante tres décadas, no dejó la BBC. Dijo que volvería a su antiguo puesto en la sala de prensa de televisión en Londres, donde esperaba recibir un salario similar al de los hombres en trabajos iguales.

“No estoy pidiendo más dinero. Creo que ya estoy siendo muy bien paga, especialmente siendo alguien que trabaja para una organización financiada públicamente. Simplemente quiero que la BBC cumpla con la ley y valore a hombres y mujeres por igual”, escribió en su sitio web.

Gran Bretaña promulgó una ley que prohíbe la discriminación sexual en la década de 1970 y luego fue seguida por una normativa de igualdad en 2010, pero las mujeres aún ganan menos que los hombres en gran parte de los sectores de la economía.