Planeación, el secreto del triunfo

Luis Manuel López
Director general ejecutivo de LRA & Services

En la recta final del año, empresas, organizaciones y gobiernos, preparan planes de mercadotecnia y comunicación, sin embargo, con la adopción de tendencias tecnológicas, consumidores mucho más informados y conectados entre sí, sabemos que es algo arriesgado planear como hace 30 años.

De acuerdo con la Encuesta de Gasto de los Directores de Mercadotecnia 2017-2018, 67% de los encuestados, indicaron que incrementarán sus inversiones en publicidad en Internet en 2018. Este hecho se enmarca en el reto de estos ejecutivos en medir cada paso que dan para determinar que realmente trae un tipo de rentabilidad.

Desgraciadamente las Pymes sólo se ciñen a un estilo de dirección y planeación fija y “a la segura”, sin planes paralelos para afrontar escenarios inesperados con nuevos competidores, frente a necesidades de sus clientes, análisis a profundidad de las tendencias de un sector o bien, anticiparse a determinados acontecimientos con gran potencial de ser una fuente importante de ingresos para inversiones.

Es cierto que los planes se trazan para cumplir objetivos específicos, pero también es cierto que las reglas se hicieron para romperse y aquellos que se arriesgan, ganan. Para llegar a este punto de equilibrio se debe dominar lo básico; no se puede correr si todavía no se camina bien. La mayoría de las Pymes ejecutan una serie de acciones de comunicación aisladas, accidentadas y casi reactivas a su sector y clientes, lo que ocasiona una bola de nieve donde no sólo no se puede innovar, sino que lo básico como canalizar, medir y reparar es casi imposible.

En la historia está la victoria

Los alemanes se caracterizan en los negocios por ser un pueblo altamente disciplinado pero sobre todo ordenado. Esta mentalidad es un legado que tiene décadas. Un ejemplo de ello es el plan Schlieffen, el cual fue un plan para combatir a Francia y Rusia en un conflicto armado que después se conoció como la primera guerra mundial. Este plan no valdria la pena ser mencionado si no hubiera sido diseñado en 1897, ¡17 años antes de que la guerra estallara!

Si bien es difícil planear a 17 años si el que lee esto tiene una Pyme, es importante que considere que cada negocio debe de estar fundamentado en una visión, la cual de llevarse al papel, deja de ser un sueño para convertirse en un plan. No importa si una empresa produce y vende alimento para mascota o es un pequeño supermercado en un barrio popular, la planeación y la disciplina lleva a la libertar de actuar y la supervivencia de los negocios.

Aunque existe mucha literatura estrictamente de negocios, no hay nada mejor para aprender, que el ejemplo.

En tanto, “Las 33 estrategias de la guerra” de Robert Greene es un libro que recapitula los planes, estrategias, éxitos y derrotas de grandes lideres mundiales a lo largo de la historia tales como Napoleón, Carl von Clausewitz y Ulysses S. Grant. Además, ofrece ejemplos y escenarios hipotéticos útiles para el empresario o dueño de negocio que lo lee.

librito