Energías renovables, más baratas que las convencionales

La producción de energía para consumo de los humanos y de toda su actividad cotidiana, a través de fuentes termoeléctricas convencionales contamina cada vez más el planeta al generar gases de efecto invernadero (GEI).

Ante este problema, surgen las energías renovables, las cuales son profundamente desconocidas por la gente, lo cual impide que aprovechen su eficiencia y cambien a un sistema libre de hidrocarburos.

Al respecto, Jesús Antonio del Río, director del Instituto de Energías Renovables (IER) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sostuvo que las fuentes de renovables de energía son más baratas que las fuentes termoeléctricas convencionales.

En un comunicado del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), el especialista dijo que “la reforma energética abrió la oportunidad para que cualquier persona pueda generar su propia energía, y no sólo eso, sino venderla”.

“La posibilidad de generar la propia energía es, políticamente, muy importante porque ya nos olvidamos de una forma centralizada de resolver el problema de la energía”, explicó el investigador.

Esto no aplica sólo a lo personal sino también en lo regional, por ejemplo, dentro de las iniciativas para instalar nuevos sistemas de alumbrado público que reduzcan la contaminación lumínica.

También se ha sugerido que las nuevas lámparas funcionen a base de paneles solares, un cambio que podría parecer caro al principio pero que a la larga rendirá frutos en las bajas de gasto y contaminación.

“Cuando nosotros como personas nos fijamos en el largo plazo, entonces las soluciones en energías renovables son más adecuadas”, afirmó el experto.

Según datos de Sistema de Información Energética (SIE) de la Secretaría de Energía (SE), en 2016 México se gastó poco más de 14,400 millones de pesos del Producto Interno Bruto (PIB) nacional en el consumo de energía eléctrica.

El investigador mencionó que “una de las bondades de las energías renovables es que son muy diversas, y nos permite adaptarlas a cada lugar”.

“Necesitamos estudiar para ver cuál es la mejor opción en cada espacio; eso dificulta las cosas para los técnicos, porque no es conveniente dar soluciones únicas para todo el país, depende de la región, de los recursos, de los usos que le van a dar, y eso requiere personal más capacitado”, apuntó.

Jesús Antonio del Río agregó que gracias a esas nuevas necesidades técnicas, las energías renovables van a aumentar el empleo, pero en empleo de alta calidad.