El reto educativo en México persistirá: OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) consideró que hay aspectos positivos en la implementación de la reforma educativa en México, entre los cuales se encuentran la autonomía del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y el nuevo modelo educativo.

En videoconferencia desde París, la directora de la OCDE, Gabriela Ramos comentó que ante la posibilidad de que el siguiente gobierno mexicano cancele la actual reforma educativa, “preferiría no ahondar en este tipo de declaraciones” pues no contaba con los elementos para dar una opinión bien informada.

No obstante, la directora opinó que el reto educativo que persiste, es dar educación de calidad con justicia y equidad y proporcionar las herramientas para que los mexicanos puedan progresar en su vida y competir en el mundo global.

Destacó que un elemento dentro de la reforma educativa mexicana que debe considerarse “con gran cuidado, porque está muy bien desarrollado”, es el modelo educativo, que tomó en cuenta recomendaciones de organismos como la OCDE, para desarrollar las competencias globales y el potencial de los jóvenes.

Señaló, además, que apenas comenzará al debate sobre la reforma educativa y la OCDE seguirá trabajando con los gobiernos electos, como el de Andrés Manuel López Obrador. Han estado en contacto con integrantes del equipo de transición, sobre los que tiene una perspectiva positiva respecto al interés que tienen por acercarse al análisis para formar las políticas públicas.

Así, la OCDE ya ha entablado contacto con muchos de los posibles miembros del futuro gobierno, incluido el propuesto secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, y de quienes destacó la predisposición que tienen para conocer la información y análisis del organismo para la realización de sus políticas públicas.

Entre los resultados sobre México, el informe destaca que las tasas de graduación en la educación secundaria han mejorado en la última década, pero siguen 30% por debajo de la media de la OCDE. Además, en México la matriculación en la educación preprimaria se ha incrementado significativamente en la última década y ha llegado incluso a los niveles de la OCDE correspondientes a los niños de cuatro años.

Según el informe, en 2015 México fue el país que dedicó la proporción más alta a la educación, 17% del gasto público total, pero el gasto acumulado por estudiante de la educación obligatoria alcanzaba los 29,015 dólares en México, el más bajo de los países de la OCDE.